Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Tag Archives: periodismo

Yo no veo nada la tele. Antes acostumbraba a ver el telediario de la 1, pero cada vez menos, porque por razones obvias es bastante infumable. El caso es que el otro día comí en casa pronto y puse la tele a ver si pillaba el comienzo del informativo, y tuve la desgracia de ver el programa de cotilleos que va justo antes.

Qué horror. Permitidme algunas observaciones:

1- ¿Por qué se inventan las cosas? Cuando trazan alguna semblanza de alguna persona (que siempre es algún actor/actriz, torero o modelo) añaden coletillas que claramente se sacan de sus cavidades más oscuras. ¿A santo de qué puede decir uno de una persona con la que no ha hablado que “está más enamorada que nunca”, “ha alcanzado la tranquilidad en su vida personal que llevaba tanto tiempo buscando”, o que está ahora “en el mejor momento de su carrera”? Menos mal que, como hablan de famoseo, la cosa no tiene más consecuencias, pero imagínate esta misma técnica llena de invenciones y lugares comunes aplicado a cualquier otro campo de la vida.

"Tras sembrar el terror por todas las aldeas de la costa normanda, Ragnar Cráneo de Hierro está en su mejor momento profesional. Se le ve más enamorado que nunca de las 30 jóvenes cautivas que ha raptado en sus depredaciones, y está deseando comenzar con sus nuevos proyectos, esto es, seguir llevando el fuego, la sangre y el acero a las desamparadas poblaciones del Mar del Norte"

“Tras sembrar el terror por todas las aldeas de la costa normanda, Ragnar Cráneo de Hierro está en su mejor momento profesional. Se le ve más enamorado que nunca de las 30 jóvenes cautivas que ha raptado en sus depredaciones, y está deseando comenzar con sus nuevos proyectos, esto es, seguir llevando el fuego, la sangre y el acero a las desamparadas poblaciones del Mar del Norte”

2- ¿Por qué son tan machistas? En estos programas “el momento más feliz de la vida” de una mujer es una de tres: cuando se casa, cuando está “muy enamorada” (a juicio del reportero) o cuando está embarazada/tiene un hijo. Por cierto, que estos programas siguen utilizando esos nefastos, vomitivos y cursis circunloquios para referirse al embarazo como el “feliz estado” o “el estado de buena esperanza”. La primera vez que oí esto último, pensé que se refería a que la chica había ido a Sudáfrica.

Ya me parecía a mí raro que tanta gente se hubiese conjurado para visitar este emblemático lugar, pero bueno.

Ya me parecía a mí raro que tanta gente se hubiese conjurado para visitar este emblemático lugar, pero bueno.

3- Vaya chorradas dicen. Como si no fuera suficiente con inventarse cosas y reforzar el patriarcado, los programas estos hacen canutazos y entrevistas tan estúpidas que uno corre el riesgo de perder inteligencia sólo con escucharlas. La situación hay que reprochársela tanto a reporteros (que hacen preguntas absurdas) como a los entrevistados (que dicen las banalidades más acojonantes mientras ponen cara de estar dictando perlas de sabiduría). Hay muchos ejemplos, pero me limitaré a uno, en línea con el tema este de los embarazos y los nacimientos que tanto les pirran. La pregunta tonta por excelencia: ¿A quién se parece un niño recién nacido, a su mamá o a su papá? A lo que el padre siempre contesta con la típica chorrada:

"¿A quien se parece? Pues ha salido más a su madre, ¡menos mal! Ja ja ja"

“¿A quien se parece? Pues ha salido a su madre, ¡menos mal! Ja ja ja”

¿A qué se va a parecer un bebé de pocos días más que a una ratilla, como todos? Habrá que esperar un poco para ver qué rasgos tiene, ¿no? Pues no. Además, esa pregunta es una temeridad, porque -como decía Freud- así como la maternidad está clara, la paternidad es una hipótesis basada en una premisa y una inferencia. Vamos, que igual estás preguntando a un señor que no es el padre si el niño se parece a él. Ups.

En fin, que estos programas del corazón son horribles. Como si necesitáseis leerlo en un blog.

– Deploreibol

Advertisements

Tags: , , , , ,

El miedo al dequeísmo se ha vuelto tan grande que al final la gente se pasa de frenada y se carga el “de que” incluso cuando es necesario. Ejemplo, un periódico de ayer:

deque
No es por ser pijotero; todo el mundo entiende lo que quiere decir, pero me llena de pesar que ningún editor lo haya visto, siendo sobre todo el titular grande de la página dos. Además, aunque esté claro que el sentido de la frase es el de que la policía “avisa” de que disparará, al ver este tipo de cosas uno se imagina cómo serían las cosas de tomarse lo que dice el titular literalmente: “advertir que” abrirán fuego…

"Germán, a la vista del cariz que toman los acontecimientos y el progresivo deterioro de la situación de serguridad, me veo impelido a aceptar con una certidumbre casi completa el escenario de disparar sobre estas personas"

“Germán, a la vista del cariz que toman los acontecimientos y el progresivo deterioro de la situación de seguridad, me veo impelido a aceptar con una certidumbre casi completa el escenario de disparar sobre estas personas”

En fin. Cosas de recortar plantilla y suprimir el papel clave del lector de textos antes de que las cosas se manden a la imprenta. Menudo camino llevamos.

– Deploreibol

Tags: , , ,

Como es obvio, este post no va de risas.

Hay una deplorable costumbre en la prensa española, puesta de moda después de que el New York Times hiciese sus famosos perfiles de muchos de los muertos por el 11S, de hacer una semblanza en sus páginas o telediarios de las víctimas de cualquier catástrofe o tragedia. Lo estamos viendo otra vez con el accidente de Santiago. Me parece una costumbre antiperiodística e inhumana.

"Portraits of grief", del NYT, luego recogidos en libro

“Portraits of grief”, del NYT, luego recogidos en libro

Antiperiodística, porque se supone que uno va a las páginas de los periódicos o a los diarios de radio o TV para salir más informados, con una visión más completa del mundo en el que vivimos. Y recoger los testimonios de víctimas de una catástrofe no nos da nada de eso; es morbo barato.

Los perfiles que se trazan de las víctimas son todos iguales, ensombrecidos por la tragedia, porque eso es lo único que los convierte en noticia. Así, siempre nos encontramos con siluetas huecas, trazadas con datos biográficos dispersos (“25 años”, “acababa de terminar su carrera”); siluetas que se rellenan con el carboncillo negro de la catástrofe (“iba a visitar a sus padres antes de irse de vacaciones”), e incluso con testimonios de amigos y familiares (“no puedo creer que no le vaya a volver a ver”). Cero información útil para un ciudadano en todo esto.

Inhumana, porque para hacer esto tan poco informativo, hay que hostigar a conocidos y parientes de las víctimas cuando apenas se han hecho a la idea de la muerte de su ser querido. Esto es, sin excepción, una tarea muy desagradable tanto para el interrogado (aunque experimente cierto consuelo al hablar públicamente de su ser querido, cosa que también sucede) como para el periodista (que va a meter el hocico donde nadie le ha llamado). Eso, si quitamos a los reporteros sin escrúpulos que buscan la lágrima fácil del deudo en directo, aguijoneado por los directivos sin escrúpulos de sus cadenas, que saben que esto les da más audiencia.

No me entra en la puta cabeza cómo, después de repetir este proceso con todas y cada una de las tragedias que han sucedido en España desde el 11M, no empezamos ya a pasar esta triste página del periodismo español. La historia del familiar al que le habían dicho que su pariente estaba bien, y luego se entera de que ha muerto; el hombre que dice que cambió los billetes en el último momento y que “ha vuelto a nacer”… Todas las hemos oído 300 veces; normal, porque es normal –esto es, NO NOTICIA- que estas cosas pasen cuando hay una catástrofe que afecta a muchas personas.

No hay nada en la biografía de las víctimas del accidente de Santiago que las haga noticiosas. Son, sencillamente, gente que estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado, y cuyas familias –por tanto- merecen pasar su dolor sin que nadie vaya a perturbarlas.  Insisto: periodísticamente, nada justifica indagar detalles sobre sus vidas, porque nada aportan a lo que ha sucedido; humanamente, es execrable molestar a sus conocidos en este momento.

Esto es una regla que debería aplicarse siempre en los casos de catástrofes naturales (en las que nadie tiene la culpa) o en los accidentes (en los que, si la culpa es de alguien, no ha tenido intención de causar víctimas). Si es una negligencia, si podría haberse evitado… son temas que no tocan para nada a las biografías de las víctimas. Otra cosa es cuando las víctimas lo son porque alguien ha tenido intención de ir contra ellas (el caso más claro es el del terrorismo). Aquí sí puede tener interés investigar sobre las víctimas, si eso aporta material para esclarecer qué y por qué ha ocurrido (siempre evitando las cosas morbosas, que por definición nunca aclaran nada y enturbian todo).

En resumen, que no me parece buen periodismo eso que se está haciendo de ir a los pueblos de las víctimas a hablar con amigos y familiares: es sensacionalismo. ¿Cuándo hay que hablar con amigos, familiares y conocidos? Pues no se me ocurre mejor ejemplo que la reciente –y polémica, para algunos chorras- edición de la Rolling Stone de Estados Unidos con su artículo sobre sobre Dzhokhar Tsarnaev, uno de los presuntos terroristas de la maratón de Boston: un trabajo buenísimo, conseguido a base de entrevistar a familia, amigos y conocidos, de por qué este muchacho, que parecía ser un americano normal e integrado, fue virando hasta el punto de ser el principal sospechoso del atentado. Esto sí es de interés informativo. Vamos, digo yo.

rolling-stone

¿Se ve la diferencia de cuándo sí y cuándo no?

Cojones ya con el puto periodismo español.

– Deploreibol

Tags: , , , ,

El viernes de la semana pasada salió la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre del año. La EPA se considera el mejor termómetro de la situación del empleo en España, y el termómetro marca que “mierda”. Pero peor que los datos han sido las distorsiones que ha querido introducir el Gobierno, hechas a partes iguales de propaganda y trolas. Algunas reflexiones, a partir de las falsas afirmaciones de los representantes del Gobierno y su contraste con la dura, dura realidad de los datos (la mayoría de las cifras de la EPA que aquí se sacan se pueden ver en la nota (PDF) que publica el INE; si no, en el propio texto se pondrá el link apropiado):

– Que en este pasado trimestre, con recesión, hayamos sumado 85.000 parados y que en el mismo trimestre de 2011, con estancamiento, aumentaran en 144.700 (PDF) no quiere decir que estemos frenando el ritmo de destrucción de empleo, como dice el Gobierno. Quiere decir que estamos tocando puto hueso ya, que casi no se puede despedir a más gente. “Casi”, pero tranquilos, que los empresarios van a encontrar más fórmulas, y si no, se las van a dar entre este Gobierno y la troika cuando entren a saco con el rescate (véase si no lo que le acaban de exigir a Grecia).

Haciéndoles de paso la campaña a estos tíos que, como a todos los tontos, les gustan las bengalas

– Que la reforma laboral no va a frenar la sangría de destrucción de empleo y luego a crear trabajos de calidad -la línea de propaganda habitual del Gobierno- se aprecia perfectamente cuando se mira qué tipo de empleos se están destruyendo: el pasado trimestre se destruyeron 179.400 empleos indefinidos, que se dice pronto. A cambio, se crearon 15.300 empleos temporales, es decir, una birria de empleos, por número y por calidad.

– Que aumenten los emprendedores lejos de ser un signo “esperanzador“, como cree el Gobierno, es un síntoma de precariedad, de economía sumergida y de empeoramiento de la situación de la Seguridad Social. Vamos a los datos. El Gobierno lleva a gala que ha aumentado en 65.100 el número de trabajadores por cuenta propia. Pero de esos, el 86,78% son “empresarios sin asalariados o trabajadores independientes”. Es decir, lo más probable es que la mayoría sean gente despedida de sus empresas y que se hayan puesto a hacer lo mismo que hacían antes pero por su cuenta, o sea, pagando 200 euros al mes como autónomos, cotizando por bases más bajas (les quedará una pensión peor) y muchas veces trabajando para el mismo empleador que antes pero en condiciones más precarias. Un destino muy típico de los miles de personas que se van a la calle en empleos de periodismo, comunicación, consultoría y demás.

Le faltan las palabras “gratis” y “Huffington Post” y lo habría clavado, oye

¡Pero espera! Muchos de ellos habrán pasado directamente a la economía sumergida. De hecho, mientras que la EPA dice que en el tercer trimestre han aparecido 65.000 empleados por cuenta propia MÁS, los registros de afiliación de la Seguridad Social dicen que entre junio y septiembre hay 61.216 afiliados no asalariados MENOS (es el PDF que se llama “datos afiliación Septiembre 2012”, página 7). Está claro que hay muuucha gente que se ha tenido que poner a hacer chapuzas por su cuenta, sin darse de alta ni pagar impuestos, porque de otra forma no puede vivir. Éstos son los “emprendedores” que esconden las cifras, y no la imagen idealizada que vende el Gobierno.

Simbolizada por vomitivas fotos de este tipo: señores vestidos de traje corriendo. Puaj.

– En esta última EPA el Gobierno ha mandado poner un nuevo indicador para apreciar la marcha del empleo público y la del empleo privado. Lo han hecho claramente para vender que se está frenando la caída del empleo privado, y que donde hay destrucción de empleo es ahora en el sector público, algo que presentan como buena noticia (¿?) y como algo necesario, resultado del “inevitable” ajuste que están haciendo sobre todo las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos. Un pensamiento bellamente expresado por la ministra de Empleo con esta frase: “Quiero decir también con toda claridad, para el Gobierno son también personas aquellas que se van al paro en el sector público y nos preocupan igual. Lo que también es cierto es que se está produciendo el ajuste en el sector público necesario para que nuestra economía vuelva a crecer y a ser competitiva”.

Cuando decimos “personas” lo hacemos en sentido amplio: admitimos que son antropoides bípedos. Como los ‘bakalas’, vamos. No del todo… humanos

Bueno, dos cosas sobre toda esta metralla: Primero, no es verdad que se esté destruyendo más empleo en el sector público. En este trimestre que acaba de terminar se han perdido 49.400 empleos públicos y 47.600 privados. Casi igual, vamos. Y teniendo en cuenta que el tercer trimestre son los meses de verano, cuando se supone que el turismo tira de la economía y se crean empleos (privados) a puntapala, no sé yo muy bien si el Gobierno está demostrando lo que quiere o precisamente lo contrario.

Segunda cosa: ¿desde cuándo es una buena noticia que se destruya empleo público? El propio Banco de España decía hace unos días en su Boletín Económico de Octubre que en fin de año el consumo se iba a pegar una buena leche por el recorte de la paga de navidad de los empleados públicos (PDF, página 16, último párrafo). Pues si, además de recortarles el sueldo, sigues echando a más gente en el sector público, ya me dirás cómo va a ir el consumo (sin el cual, por cierto, la economía se va al garete). Un indicador lo han dado ayer las cifras de comercio al por menor: una mierda (PDF). Así que no veo yo por ningún lado la buena noticia ésa que nos trae el Gobierno con la caída del empleo público.

“¡La buena noticia es que no habrá que fusilar funcionarios, tal y como barajábamos en el borrador de los Presupuestos!”

Vamos, que lo que nos faltaba para redondear los datos de paro es un montoncito de patrañas. Si quieres ver los argumentos completos del Gobierno, están en esta laaarga y aburridísima rueda de prensa tras el Consejo de Ministros del pasado viernes. Sáltate el principio; lo gordo está en las preguntas.

– Deploreibol

Tags: , , , , , , , ,

Ya le vale al diario ABC. No podía contentarse con dedicarse a la información veraz y fidedigna, que tan buenos resultados le está dando en términos de ventas. Ahora va y amplía negocio, dedicándose precisamente a lo mismo que hago yo: a pillar una foto y poner un texto humorístico debajo.

Yo hubiera ido con el campeonato nacional de lanzamiento de extintores, o algo así

Pues vaya. Si ya tenía difícil que mi blog ganase adeptos ¿cómo lo voy a hacer ahora, cuando una de las principales cabeceras del país compite conmigo? Ante el poderío de Vocento, no sé si tendré más remedio que cerrar el chiringuito.

Pero no me iré sin luchar.

Y como es muy difícil superar en ingenio al portadista de ABC, voy a optar por atacar al mejor suplemento de humor de la prensa española: “Alfa y Omega”, la revista que sale los jueves. Comos sabréis si leéis ABC, esta publicación dedicada a la guerra santa nos deleita un día a la semana con sus interesantes artículos, sus tribunas moderadas y sus informaciones de fondo sobre por qué es importante para mi vida diaria la transubstans… trasubasta… en fin, cosas de religión. Por algo lo llaman “los misterios”.

No entiendo nada de lo que está pasando aquí

Así que poniendo textos jocosos a las fotos ¿eh? ¡Dos pueden jugar a ese juego, Vocento!

Esa movida (una "custodia", o como se llame) prueba que estamos ante la Iglesia de los pobres

¡No a la competencia desleal! ¡ABC, a tus zapatos!

– Deploreibol

Tags: , , , ,