Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Tag Archives: márketing

Nos mienten en el trabajo, nos engañan en el parlamento, nos estafan en la tele y también nos cuentan milongas en las cajas de galletas, joder. Ayer fui al supermercado a comprar galletas, y pillé de dos tipos. Las primeras, éstas:

Son digestivas Y llevan chocolate ¿Es esto el paraíso?

Son digestivas Y llevan chocolate ¿Es esto el paraíso?

¡Quieto, león! Aunque las galletas se llaman “Digestive”, si giras la caja y miras donde pone la información del lote y la dirección de la empresa (es decir, donde no mira nadie) verás que “digestivas”, lo que se dice “digestivas”, no tienen por qué ser…

Ahá

Ahá

Vaya toalla. Se ve que la ley permite hacer estas cosas. A partir de ahora, me voy a presentar a la gente como “Ministro”; eso sí, cosiéndome en el interior del calcetín derecho una etiqueta que diga “La palabra Ministro no significa que Deploreibol sea miembro del Gobierno de España”. Transparencia.

montoro

Al fin y al cabo, cualquier imbécil puede serlo, no veo por qué yo no

Ya sabéis: si os cae mal vuestro jefe, llamadle “caraculo”; cuando llegue el juicio por despido, podréis utilizar como defensa que la palabra “caraculo” no implica en ningún caso que su aparato excretor esté directamente localizado en su cabeza. La culpa es de él, por entenderlo mal, así que os tendrán que pagar una indemnización cuantiosa y readmitiros en el puesto de trabajo. Si el tema de las nomenclaturas vale para que las grandes empresas se salgan con la suya, valdrá también para los curritos ¿no?

Vamos, digo yo.

En fin, las otras galletas son éstas:

Ya veis por dónde voy, ¿no?

Ya veis por dónde voy, ¿no?

En este caso, el problema es de sobrecompensación. A la pregunta de “¿cómo de orgánicas son unas galletas Organic?” la respuesta que da la empresa es “pues la hostia de orgánicas”, o más bien, “biológicas”. Leed:

Porque no les cabía, pero probablemente la sal marina también sea biológica

Porque no les cabía, pero probablemente la sal marina también sea biológica

Ehhh… “biológico”… ¿por oposición a QUÉ? Una pregunta que pueden responder a los comentarios los que sean de ciencias; yo, que soy de letras, lo que puedo decirles es que me parece que se les ha ido un poquito la mano con lo de “biológico”. Por otro lado, si escriben “esológicas” y “harine”, no sé yo si fiarme.

En conclusión, que sepan que si fabrican galletas, uno puede:

– Ponerles el nombre que les de la gana, aunque nada tenga que ver con el producto.
– No cortarse un pelo a la hora de utilizar las palabras “orgánico” y “biológico”.

Así que nada, disfruten de mis galletas:

El asterisco es una llamada a la parte de abajo del envase, en el que está escrito -en letra menuda- "nada de lo descrito tiene por qué ajustarse a la realidad"

El asterisco es una llamada a la parte de abajo del envase, en el que está escrito -en letra menuda- “nada de lo descrito tiene por qué ajustarse a la realidad”

– Deploreibol

Advertisements

Tags: , , , , ,

Ya he tratado otras veces la sinvergonzonería y el descaro de este impresentable banco, pero esta vez Bankia ha colmado el vaso de mi paciencia. Hace unas semanas, repasando mis cuentas de 2013, caí en que estos piratas:

* Han estado cobrándome comisiones por transferencias de Bankia a Bankia desde el pasado agosto. Es decir, cada vez que pago el alquiler a mi casera, me levantan 50 céntimos.

¡Ka-ching!

¡Ka-ching!

* Han estado cobrándome una comisión por cada compra por internet que he hecho con la tarjeta de débito desde el pasado octubre.

¡Jarra-cling!

¡Jarra-cling!

* Y, para colmo del escarnio, sacan ahora una campaña por la que, si domicilias tu nómina en Bankia, te quitan todas las comisiones. ¿Te das cuén? Mientras que a los que la tenemos domiciliada desde hace años nos las colocan subrepticiamente para sisarnos donde puedan. Descojónate, por cierto, con el nombre de la campaña:

Condiciones-claras

Así que he decidido cambiarme de banco. No es que los otros sean menos piratas; tampoco es por la cantidad de dinero que me han soplado con estas comisiones intempestivas (aunque cerca de cinco euros desde agosto pasado YA ESTÁ BIEN); es una cuestión de principios. Estoy seguro de que Bankia estará de acuerdo en que hay que obrar de acuerdo con tus principios.

Como decía Groucho: "estos son mis principios; pero si no le gustan, cambio las condiciones a mis clientes por sorpresa y les empiezo a tangar"

Como decía Groucho: “estos son mis principios; pero si no le gustan, cambio las condiciones a mis clientes por sorpresa y les empiezo a tangar”

En fin, qué difícil es esto. Ha sido una relación larga, de más de 10 años, pero tenemos que dejarlo aquí. Me vienen a la cabeza tantos recuerdos… Empezamos cuando la mafia del Gobierno madrileño me obligó a abrirme una cuenta con vosotros, porque los pagos de matrícula en la Complutense sólo podían hacerse desde Caja Madrid o Santander; a lo largo de los años habéis intentado calzarme vuestros productos basados en el miedo (seguros, planes de pensiones…), vuestras líneas de crédito a un interés abusivo y vuestras ruinosas acciones (intentasteis colocármelas varias veces antes de que salieran al público al precio de 3,75 euros por título ¿os acordáis, mamones?). Y ahora, lo que me faltaba, es que empecéis a esquilarme subrepticiamente. Así que… adiós. No soy yo, eres tú.

Echaré de menos la sinceridad de tu sonrisa, Goiri

Echaré de menos la sinceridad de tu sonrisa, Goiri

– Deploreibol

Tags: , , , ,

Ya hemos hablado en otras ocasiones en este blog de los males del márketing, pero nada como encontrarte un ejemplo palmario delante de las narices como para reinflamar la antorcha del odio. Ayer mi cena iba a consistir en una ensalada que -según las letras de gran tamaño del envoltorio- tendría que destacar por ser “ligera”.

Ligerísima

Vamos, digo yo

Ya es un poquito raro que algo que dice ser ligero incluya “York & Queso” (obsérvese el sofisticado “&” en lugar del vulgar “y”). Pero es que cuando abres el paquetillo te encuentras que los tropezones que te incluye la ensalada son, ni más ni menos, que jamón york, queso, curruscos de pan y maíz.

Comestibles

Debajo está la lechuga, no te creas

Oye, que a mí me da igual que la ensalada sea ligera o no, pero si pones “ligera” así, a lo bestia, en la tapa… ¿no podríamos haber escogido otros tropezones? Repasemos la movida poco a poco (nota: no tengo ni idea de calorías ni de esas cosas, así que probablemente meta la gamba. Ya sabéis que para eso están los comentarios, para meterse con el autor del blog cuando éste hace patente su ignorancia).

Maíz

Dicen por ahí los obsesionados por las dietas que comer maíz no es precisamente lo mejor que uno puede hacer para adelgazar. La verdad es que no tengo ni idea, aunque si tuviéramos que juzgar a partir del hecho de que de un pequeño grano de maíz puede salir una planta de este porte…

...comer un grano de maíz tiene que tener las mismas calorías que el Big Bang

…concluiríamos que un grano de maíz tiene que tener las mismas calorías que el Big Bang

No lo sé. Mirando un rato por internet unos dicen que engorda y otros que no es para tanto. Yo cuando hice mi particular dieta tomaba a veces las ensaladas con maíz y perdí bastante peso, pero no sé si gracias al maíz o a pesar de él, tú.

York

Vamos a analizar esto con método. El jamón de York viene del cerdo. El cerdo es un animal conocido por su esbelta figura, por su atractiva complexión, por su línea felina, por su gracilidad y desenvoltura…

De ahí el famoso ballet de Tchaikovski, "El lago de los cerdos"

…de ahí el famoso ballet de Tchaikovski, “El lago de los cerdos”

Hombre, pues probablemente hubiera sido mejor poner taquitos de pavo.

Queso

El consenso universal parece inclinarse a favor de que el queso engorda. A mí que no me vengan con estudios raros de esos que saca la prensa británica. Aquí los de Florette se han caído con todo el equipo: poner en una etiqueta que una ensalada es ligera y llenarla de queso es una estafa como no ha visto nunca antes la humanidad.

Aunque pensándolo bien...

Mejorando lo presente

Pan

Pan, macho. Pan. Me quedo sin palabras. En una ensalada ligera NO puede haber pan. Si lo del queso es un timo equiparable a la engañifa de animar al pequeño ahorrador a comprar acciones de Bankia, no sé yo ya con qué comparar el llamar a una ensalada “ligera” a la vez que la acompañas de pan. Francamente, toda comparación se queda corta ante tan monstruosa estafa, ante una mentira de tal calibre, ante tan apocalíptica falsedad, ante…

Oh

Oh

Hecho el repaso por los ingredientes, la verdad es que comprendo en cierta manera a los de Florette. ¿Cómo vas a llamar a tu ensalada, “bomba calórica”? Es poco pegadizo. Por otro lado, hacer una ensalada verdaderamente ligera, utilizando los típicos ingredientes coñazo de dieta, da lugar a un producto que te quita completamente las ganas de comerlo. Incluso de existir.

Vivir así no merece la pena

Vivir así no merece la pena

Pues la solución es poner a tu ensalada con pan y queso algún nombre trivial, que no diga nada, tipo “Ensalada Delicia”; o buscar algún país que no esté asociado a ninguna ensalada y encalomarle el invento. Es decir, “ensalada alemana” no vale, que es algo que ya existe, pero ¿y “ensalada kazaja”?

No van a venir desde la estepa a quejarse, tú

No van a venir desde la estepa a quejarse, tú

Lo dicho, que no es que me moleste la ensalada (estaba buena), pero sí el rollo de que te cuelen como light una cosa que, francamente, no lo es. Márketing… te odio.

– Deploreibol

Tags: , , , , , , , ,

La verdad es que ya odiaba a los bancos con toda mi fuerza, pero hoy he visto un anuncio por la tele que me ha tocado los cojones hasta el infinito. Es un spot del banco Santander que dura 30 segundos, se llama “Confianza” y que puedes ver aquí, en el canal de youtube del propio banco.

¿Ya? Vomitivo ¿no? Vamos a hacer una disección de sus contenidos. Iremos línea por línea del anuncio, demostrando que lo que dicen es puta mentira e ilustrando el asunto con imágenes tomadas del vídeo, a las que añadiré un texto que es el que debería figurar en el anuncio en vez de las trolas acarameladas que cuenta. Ahí vamos.

¿Sabes lo que hace que un país funcione? La confianza

Excelente. Confianza como la que deben tener los viejos a los que vendisteis preferentes para quedaros con su dinero de baratillo, engañándolos en vuestras sucursales, o a los tenedores de convertibles “Valores Santander”, 129.000 incautos que todavía tienen que estar estremecidos con sus pérdidas.

¿Sabes lo que hace que un banquero viva en un loft como éste? Tu dinero

Confiamos en quien nos quiere, y quien nos cuida

Ah, el que nos quiere y nos cuida. Como Alfredo Sáenz, I suppose: consejero delegado del banco, condenado e inhabilitado para ejercer funciones de banca, e indultado en uno de los últimos y vergonzosos estertores del gobierno socialista. Este señor tan fiable nos quiere y nos cuida tanto que ha declarado abiertamente que hay que desmontar el Estado de Bienestar. Ahí va la frase, pronunciada el 2 de junio de 2004: “El wellfare hay que desmontarlo y no tenemos demasiado tiempo para hacerlo. Es un mensaje que para mí es clarísimo, aunque seguramente nadie me hará caso, pero os aseguro que hay una tremenda preocupación en Europa sobre esta cuestión. La pregunta es cuánto tiempo tenemos para hacerlo y no es demasiado, no tenemos quince años”.

Tranquilo, Alfredo. Tú y tus amigos sociatas y peperos vais camino de desmontarlo mucho antes de 2019.

Confía en nosotros. SALTA.

En quienes pelean todos los días en una lucha sin medallas

Esta frase acompaña a imágenes de pequeños empresarios trabajando en sus negocios: una panadera amasando y un tipo abriendo su cafetería. O sea, gente normal haciendo lo que hasta el comienzo de la crisis era una cosa normal. Si tener un negocio se ha convertido en una “pelea” y una “lucha” es por los putos bancos de mierda que han alimentado una burbuja impresentable del ladrillo para quedarse con los ahorros de la gente y luego se han dedicado a estrangular el crédito y cerrar líneas a las empresas normales forzándoles a la quiebra, todo para sanear sus repulsivos balances, que son un desastre porque están dirigidos por idiotas, criminales convictos e incompetentes.

Mmmm… tiene que ser jodido estar ahí amasando a las seis y diez de la mañana. Mejor robar.

Sabemos que podemos contar con su talento, con su entusiasmo

Inmediatamente después de decir la banalidad ésta de una “lucha sin medallas” el vídeo empieza a ofrecernos imágenes de deportistas, es decir, de la lucha por las medallas. Hermosa contradicción. Bueno, sale un deportista cojo con una pierna artificial, Fernando Alonso celebrando un triunfo con su chándal del Santander y un par de payasos (uno de ellos con peluca de colores) celebrando -presumiblemente- algún gol de la selección española.

Seguid celebrando, queridos untermenschen, a vuestros ídolos millonarios a los que gestionamos con placer sus SICAV, mientras el solo hecho de mirar el saldo de vuestra patética cuenta ya os supone una comisión de 3 euros. ¡No dejéis de disfutar del partido! ¡Entreteneos!

Y nunca vamos a dejar de confiar en el futuro, porque el futuro tiene nombre y apellidos

Sí: Emilio. Botín.

Este señor tenía unos ahorrillos en una cuenta de Suiza -nada, no mucho ¿eh?- que se le había olvidado declarar. Cuando un empleado del banco opaco donde los tenía entregó a las autoridades tributarias los datos de decenas de miles de cuentas presuntos evasores fiscales, Botín y familia se acordaron de aquel despiste, arreglaron rápidamente cuentas (una minucia, hombre, habían dejado de pagar sólo 200 milloncitos de euros), un juez les dio la bendición y aquí no ha pasado nada, oiga. Bueno, sí que pasa: el hombre que hizo saltar el escándalo, detenido en España, está pendiente de ver si le extraditan a Suiza. Oye, las historias como a mí me gustan: el bueno gana, el malo sufre su justo castigo, y todos comemos perdices y bebemos a morro champán francés del de 20.000 euros la botella.

A todo esto, la línea esa de que “el futuro tiene nombre y apellidos” va acompañada de la típica imagen manida y azucarada de un médico agarrando a un recien nacido durante un parto. Puaj.

Seguimos explorando nuevos territorios para hacer el mal; entre ellos, la eugenesia.

Nuestro país está lleno de personas, ideas y proyectos en los que se puede confiar

Ya estamos al final del vídeo, y la cosa se vuelve confusa. Se suceden imágenes que no sé cómo interpretar: una chica guapa sonriendo mientras anda por un pasillo, tres militares españoles hablando con lo que parece ser un musulmán barbudo que lleva un pañuelo en la cabeza a la manera de las mujeres musulmanas (¿?), un cursi observándonos con mal disimulada superioridad moral en lo que parece ser su sofisticado restaurante y una pareja abrazada y sonriéndonos mientras miran un portátil en una biblioteca pública. Ninguna de estas imágenes me inspiran la idea de “personas, ideas y proyectos en los que se puede confiar”.

Los militares españoles, un claro caso de personas en las que se puede confiar

Santander. Tu banco de confianza.

Con esto, una chica mirando al horizonte y un par de lemas del banco termina el anuncio. Pocas veces había visto algo tan repulsivo. El modelo por excelencia de capitalismo financiero sin horizonte, la entidad que le echó un pulso a los bancos pequeños a ver si se derrumbaban (y con ellos el sistema financiero español) con la llamada ‘guerra de depósitos’, la entidad elegida año tras año como peor banco del Reino Unido por sus propios clientes… ¿Viene a hablarnos de confianza? ¿Viene a darnos lecciones sobre proyectos, ideas y personas en los que confiar? Lo de la publicidad y el márketing no tiene nombre, muchacho. Para ser decente, hay que vivir al contrario de como dicen éstos. Carroñeros.

“¡Eh, sin ofender!”

– Deploreibol

Tags: , , , , , ,

Dentro de poco, noviembre, y con él una de las citas en el calendario solidario que más detesto: Movember. Una iniciativa que va de que los hombres se dejen crecer el bigote durante todo el mes de noviembre para concienciar a la gente sobre el cáncer de próstata y otras enfermedades masculinas. Quizá no hayas oído hablar de ella, pero es una cosa que empezó en Australia hace unos años y se va expandiendo por el mundo, y España, siempre a la vanguardia de las cosas simbólicas, está también en esta pomada. ¿Y por qué odio esta noble cruzada? Vamos por ello.

¿Qué tiene que ver el bigote con el cáncer?

De verdad, es que no puedo con estas protestas simbólicas que pretenden denunciar o alertar sobre algo haciendo una convocatoria para un acontecimiento que no tiene absolutamente nada que ver. ¿Qué relación hay entre el cáncer de mama y una carrera solidaria de mujeres? Las empresas que las organizan se llevarán un buen pico con el dinero de la inscripción (ved post al efecto aquí) ¿Y por qué para denunciar los recortes en sanidad los médicos y enfermeros de Granada hacen un bailecito con la música del YMCA? Pues para salir por la tele un minuto y, en el proceso, ridiculizar su propia lucha.

El V Botellón Popular contra los Bombardeos Israelíes en Gaza ha vuelto a recordarnos con todo su dramatismo los horrores que sufren cotidianamente los ciudadanos de la Franja

Pues eso, dejarse crecer el mostacho y las enfermedades masculinas… ¿Por qué?

Los nombres estúpidos

Como toda buena campaña de márketing, Movember no estaría completo si no degradase a sus participantes con algún apelativo humillante. En este caso es el de Mo Bro: si te apuntas, afeitándote el día 1 y dejándote crecer el bigote durante el resto del mes, puedes lucir tan honorífico título allá donde vayas. ¡Pero espera! Si eres mujer y apoyas este solidario evento tampoco te escapas: serás considerada Mo Sista. Y si quieres apurar el cáliz hasta las heces, puedes participar en alguna fiesta Movember, donde puedes ganar (copio de la web) “los prestigiosos títulos de Miss Movember y Man of Movember“.

Aquí tenemos precisamen… no puedo. No puedo hacerle esto a Nietzsche, lo siento

El dinero

A poco que navegues por su página, llegarás pronto al fondo del asunto: el dinero. La movida aquí no es, como se dice al principio, dejarte crecer el bigote para generar un motivo de conversación y poder concienciar así a la gente sobre el cáncer de próstata y lo bueno que es prevenir. El tema es convertir a los participantes en recaudadores de fondos por cuenta de la organización. La página te anima a hacer “una lista de los familiares, amigos y compañeros a los que quieres solicitar un donativo” y a enviarles correos electrónicos pidiéndoles dinero. Pero no sólo eso, también te instan a hacer lo mismo con tu empresa y a pedir “a algunos negocios a los que tú apoyas que ellos también te apoyen a ti — tu cafetería preferida, tu médico, la peluquería o la tintorería, etc.”

En el mundo de Movember, los trabajadores van a sus empresas a pedir dinero para una iniciativa solidaria, y éstas se lo dan. También hay unicornios.

El esquema es brillante, la verdad: convertir a la gente en agentes de ventas -uno de los trabajos más duros y difíciles del mundo, porque consiste básicamente en pedir dinero a la gente, que normalmente te manda a tomar por culo 300 veces al día-  pero además GRATIS. Porque a los comerciales normales les pagan (mal, pero les pagan) mientras que aquí tú lo haces por tu cuenta. ¿Te imaginas que a Montoro se le ocurriese algo parecido, y que pusiese a la gente normal a recaudar impuestos gratis por cuenta de la Agencia Tributaria? Oye, nos ahorraríamos una pasta en inspectores…

¡Al Consejo de Ministros del viernes que viene!

Dicho esto…

… aviso de que a mí me parece muy bien que se conciencie a la gente contra el cáncer, y que se recauden fondos para luchar contra él. Lo que deploro aquí es que, para llamar la atención sobre un problema acojonante, haya que hacer cosas estrafalarias y llamarte Mo Bro y no sé qué hostias más. Hablando de impuestos, a investigaciones contra el cáncer -entre otras cosas- debería dedicarse el dinero público que gilipollas de mierda, muchos del partido del mismo Montoro que ahora nos recorta (y muchos sociatas también, claro) han estado tirando a la basura con obras faraónicas, aviones para que los Presidentes del Gobierno vayan a mítines y demás chorradas. Así que nada de bigotes para mí este noviembre. Además, yo no soy nada de mostacho: mucha gente turbia a lo largo de la historia ha llevado bigote.

Confesad que esperabais a Hitler

– Deploreibol

Tags: , , , ,

Hace unos minutos era más feliz, porque no conocía la existencia de los food stylists. Me he enterado de que hay una profesión con este nombre gracias a S Moda, un suplemento de El País que sábado tras sábado me resta algo más de esperanza en la especie humana, porque está lleno de gilipolleces. La obsesión de esta revista es demostrar que la moda es algo más que una banalidad y, claro, fracasan miserablemente semana tras semana.

En el número de la semana pasada venían a decir que la moda está ayudando a Japón a recuperarse del tsunami y de Fukushima. Si esto lo dices en las calles de Tokio, según la ley japonesa, cualquier ciudadano puede partirte en dos con una katana y, en vez de juzgarlo, le ponen una medalla.

La chorrada de esta semana es una columna titulada ¿Qué es un ‘food stylist’? (no he podido encontrarla por Internet, así que transcribiré a pedal algunos párrafos). Bueno, pues según la autora, que confiesa ser eso, son “los encargados de preparar la comida para las fotografías de libros de cocina o revistas, los anuncios de televisión” y demás. “Son responsables de crear platos que alimenten la vista haciendo que la boca se haga agua”. Hasta ahí, bien; chorra, pero nada ofensivo.

Ahora viene lo bueno: “Por ejemplo, podrían sustituir la leche cuando se fotografían cereales por cola blanca de carpintero, echar polvo de aspirina al champán para lograr una efervescencia extra […] y mil trucos más”. O sea, su profesión no solamente pasa por engañar -del inglés márketing– sino que son directamente responsables de la frustración de miles de personas que intentan que los platos que cocinan les salgan como en las fotos del libro, para fracasar una vez tras otra.

Esto está hecho con mierda, anticongelante, Ajax Pino y uñas de orangután pintadas de naranja

Qué estafa. Cuántas veces me habrá pasado a mí ponerme a hacer una receta curradísima para encontrarme después con un resultado decepcionante. Coño, si llego a saber que todo es humo y espejos me habría tomado mis fracasos culinarios con mejor humor.

Un poco de 'food stylism', y como Oriol Balaguer

Total, que no sabemos cuantas decepciones, disgustos y carreras de cocinero frustradas son responsabilidad de estos farsantes de los ‘food styilists’ (¡cómo odio ese nombre!), pero probablemente muchas. Pero atención, que viene otra gilipollez en esa misma columna: “Ahora la tendencia es cocinar alimentos frescos y fotografiarlos al momento para captar sus jugos y sus colores naturales”. Muy interesante, pero ¿naturales? ¿no acabas de decir que hay miles de trampas ARTIFICIALES (aspirina, cola de carpintero) para que las cosas parezcan mejor de lo que son? Ya no me creo nada. Por otro lado, tiene cojones que la última tendencia sea hacer fotos a la comida nada más cocinarla. ¿Y qué se hacía antes?

Se ve que los 'food stylist' de la vieja escuela hacían fotos a la comida cuando estaba putrefacta. Ah, los primeros e ingenuos pasos de una profesión.

Bueno, ¿que quieres ser ‘food stylist’? Pues ya sabes las claves del oficio: utiliza cosas venenosas para simular comida, y hazle fotos a las cosas cuando estén recién hechas, o mejor dicho, si vas a usar cola de carpintero, cuando estén recién ensambladas. La columna ni lo menciona, pero supongo que después de todo ese esfuerzo de bricolaje, a las fotos se les dará también una manita de Photoshop o dos para que cualquier parecido con la realidad sea coincidencia.

Poca gente lo sabe, pero lo que terminó siendo "Avatar" empezó como la foto de un 'food stylist' a un potaje de garbanzos

– Deploreibol

Tags: , , , ,

Soy una víctima de Movistar. Aunque si tú eres de cualquier otra compañía de móviles, seguro que sufres algo parecido: llamadas constantes de pelmas de la compañía que tratan de venderte servicios absurdos, mensajitos de correo publicitarios, SMS con supuestas “ofertas” basurosas a las horas más demenciales…

Hora local: 2:23 a.m.

Infernal. Si no fuera porque esto de los móviles es un oligopolio en el que todos hacen lo mismo, la respuesta buena sería pasarte de compañía. Además, en el mundo del siglo XXI no puede uno vivir sin móvil, así que hay que joderse. Por lo tanto, además de ser un servicio ya caro de por sí, otro de los precios que hay que pagar para estar (mal) conectado es tener que aguantar propaganda y chorradas en los momentos más inoportunos.

Hombre, mira que bien me viene que me llame; precisamente estaba pensando yo en estos momentos lo mucho que me apetecería tener en el móvil un politono de Lady Gaga

La propaganda y el márketing no deberían existir; pero si encima se basan en molestar impunemente a una audiencia cautiva con el asentimiento de las autoridades, a las que las grandes compañías telefónicas tienen compradas, pues todavía menos. ¿Sabes que hacía yo con todos estos tíos de la publicidad y los móviles? Los mandaba a todos a los campos.

Digo que quizá un paseo por la campiña les haga reflexionar y dejen de molestar a la gente ¿Por quién me tomáis?

– Deploreibol

Tags: , , ,