Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Tag Archives: genocidio

Hola, amigos; odio montar en ascensor con todos y cada uno de los átomos de mi ser. Pero no lo odio porque sea claustrofóbico, o porque tenga miedo a que se caiga, nada de eso; lo odio porque la gente no sabe ir en ascensor, y me enerva su mala educación y sus absurdos comportamientos que me hacen perder tiempo y ganas de vivir. Para no eternizarnos, he aquí una rápida guía de cómo ha de comportarse uno en un ascensor:

* QUÍTATE DE LA PUERTA: Cuando uno espera al ascensor, ha de quedarse a un lado de la puerta, no situado justo delante de ella. ¿Obvio, no? ¿De cajón, no? Pues no. Da un poco de vergüencita ajena tener que decirlo, pero como la gente no lo hace, será que no queda claro: HAY QUE DEJAR SALIR A LOS QUE ESTÁN DENTRO DEL ASCENSOR ANTES DE ENTRAR, HOSTIA.

Estorbar en las entradas: venerable tradición hispánica que comienza en los albores de la historia y que tiene su expresión más perfecta en los ascensores y en el Metro de Madrid

Estorbar en las entradas: venerable tradición hispánica que comienza en los albores de la historia y que tiene su expresión más perfecta en los ascensores y en el Metro de Madrid

* EL QUE ESTÁ MÁS CERCA DE LA PUERTA, SALE PRIMERO: Nada hay que me reviente más que, cuando un ascensor lleno llega a su destino, que la gente que está más cerca de la puerta empiece a invitar salir a otros, haciendo aspavientos, en vez de salir ellos mismos. Esa presunta cortesía no es más que mala educación y vanidad disfrazadas: el gesto más cortés que puede tener uno cuando está delante de una salida es SALIR Y DEJAR EL PASO EXPEDITO A LOS DEMÁS, COJONES. Desde luego, no hace falta dejar salir a las damas primero; eso es condescendiente, carca, paternalista y vomitivo. Tampoco le haces un favor al cojo, al anciano o a la embarazada montando un tumulto dentro de un ascensor atiborrado para que salgan antes que tú; cuánto mejor sería que despejases el panorama, que los que van detrás ya saldrían con fluidez y sin chorradas.

"Sí, Señoría, eran todos tan educados que ninguno quería salir antes que los demás. Fue entonces cuando empecé a MATAR"

“Sí, Señoría, eran todos tan educados que ninguno quería salir antes que los demás. Fue entonces cuando empecé a MATAR”

* EN EL ASCENSOR NO SE HABLA: La manía que tiene la gente locuaz de aprovechar cualquier momento para darle al pico con cualquier chorrada me deja pasmado. De nuevo, estamos ante un caso de falsa buena educación: el dicharachero piensa que es un agravio no hablar con alguien con el que estás en un espacio pequeño. Pero precisamente lo amable y considerado es NO hablarle: hay mucha gente tímida, taciturna o sencillamente que no quiere hablar, y al interpelarles en un sitio cerrado y del que no tienen escapatoria les estás molestando. La actitud idónea a mantener en un ascensor es, en mi opinión, un “hola” mascullado al entrar, un “hasta luego” furtivo al salir y la mirada perdida en el infinito durante el trayecto.

Igual que los futbolistas cuando suena el himno, hay que dejar la cara inexpresiva mientras miras a ninguna parte

Igual que los futbolistas cuando suena el himno, hay que dejar la cara inexpresiva mientras miras a ninguna parte

Por supuesto, huelga decirlo, cuando el ascensor está lleno y tú vas con alguna amistad, las conversaciones entre vosotros han de hacerse en el tono más bajo posible y han de evitar asuntos tales como vasectomías, hazañas sexuales o vulgaridades incluso peores, como el tiempo que hace.

* CUANDO HAY ALGUIEN ESPERANDO AL ASCENSOR, NO LE DES AL BOTÓN OTRA VEZ: Se supone que la persona que ha llegado antes ya ha pulsado el botón para que venga; si tú le das, poco menos que le estás llamando “gilipollas” a la cara.

Ya si eso después de darle al botón te puedes volver a la persona que estaba esperando y hacerle este gesto

Después de darle al botón, si eso te vuelves hacia el que ya estaba esperando y le haces este tradicional saludo

Si todo el mundo cumpliese con esta sencilla guía, que por otro lado es de sentido común, todos seríamos mucho más felices y nos ahorraríamos un estrés innecesario.

– Deploreibol

Tags: , , , , ,

Finalmente, ha ganado Rubalcaba: por 22 votos, se ha impuesto a Chacón en el Congreso del PSOE. Bla bla bla bla; los detalles, en tu periódico de referencia, según de quién seas: Chacón o Rubalcaba. A mí me da igual, no iba con ninguno (me parece que ya lo dejé claro); pero ya que ha ganado éste, habrá que meterse un poco con él. Cosas que yo creo que van a pasar:

1. El ¿cambio?

Por lo visto, Rubalcaba dice que lo que hay que hacer ahora en el PSOE es “unidad y cambio”. ¿Cambio? ¿Es de verdad este señor el más adecuado para proponer cambio? Pero ¿cuántos años lleva este sujeto en la dirección del partido?

Rubalcaba en Suresnes (1974), con un compañero más joven

Además, ¿quién le apoyaba en este congreso? Felipe González, Manuel Cháves… Parque Jurásico. No sé yo si, después de participar en todos los gobiernos del PSOE, nos va a sorprender a todos con sus innovadoras y modernas propuestas, pero algo me dice que Rubalcaba trae otra ración del plato favorito de la política española de los últimos 30 años: Más de lo Mismo, cortesía de La Transición Cátering.

2. El ¿programa?

¿Alguien sabe en qué se diferencian Chacón y Rubalcaba? En cuanto a propuestas, me refiero. Aparte de que uno es hombre y otra mujer, uno calvo y la otra con pelo, uno con el (des)crédito acumulado durante su gestión en el gobierno de Zapatero y la otra también… ¿Qué ideas defienden cada uno? ¿Qué contraste de posiciones han mantenido? ¿Qué debates programáticos se han dado? Nada, que yo sepa. De hecho, por lo que he visto, la mayor diferencia que han sido capaces de encontrar los equipos de uno y otro para atacar al contrario ha sido la edad, así que se han pasado los días llamándose respectivamente “niñata” y “matusalén”.

Más entretenido que una peli de la Hammer

Rubalcaba tiene unos años para preparar un programa, pero estaría bien que fuese adelantando alguna idea. Ayer, por lo visto, la única que medio concretó fue la posibilidad de revisar los acuerdos con la Santa Sede, es decir, una cosa que podían haber hecho perfectamente durante sus siete años de gobierno, y que además justo ahora con la crisis tiene un interés de CERO.

Una buena desamortización à la Mendizábal no haría más que aumentar el problema del ladrillo: más stock de viviendas desocupadas

Oye, por mí muy bien que revisen el Concordato, pero antes alguien tendría que ocuparse de los curitas que hay en ese partido, estilo Bono, Barreda, Francisco Vázquez y José Blanco. Vamos, digo yo.

3. El ¿genocidio?

Supongo que ahora empezará la limpieza étnica de los partidarios de Chacón. Al fin y al cabo, Rubalcaba ha insistido en que “no va a haber rubalcabismo”, “no voy a pasar facturas”, “odio el sectarismo”… ¿No suena como el preludio de una masacre inminente?

Chacón, no te dejes engañar por su tranquilizadora sonrisa

Habrá que verlo en los próximos días pero yo, si fuera de los perdedores, dormiría con la luz encendida.

– Deploreibol

Tags: , , , ,

A lo largo del día, el humano medio escucha aproximadamente 300.000 chorradas (más si pone la tele). Pero lo peor es que esas chorradas suelen venir acompañadas de palabros deplorables, que opacan el significado de las cosas, hacen que el hablante quede “bien” (eso es lo que él cree; en realidad queda como un pedante espantoso) y dañan el oído. Vamos a repasar algunas de esas palabras, en un deplo-diccionario que irá creciendo con el tiempo. Y la palabra de hoy es…

Flexiseguridad

Aborrecible término, creado por la gente a la que le interesa que trabajes más por menos, y que en teoría viene a designar un marco de relaciones laborales en el que el empresario pueda contar con más flexibilidad (en la contratación, en la fijación de horarios…), mientras que el trabajador estará protegido por más seguridad (formación, facilidad para encontrar un nuevo puesto de trabajo…).

Evidentemente, esto no tiene ningún sentido. Y viendo que esta movida la apoyan gente del tipo OCDE, UE y FMI, ya te puedes imaginar lo que significa en realidad: puedes tener la seguridad de que tu trabajo va a ser flexibilizado (o sea, que te van a despedir con mucha facilidad).

Los representantes de los trabajadores, mientras tanto, tratan de incorporar el uso de esta palabreja a su acervo para tratar de suavizar su significado; una estrategia que puede asimilarse a la de una población blanco de una campaña de limpieza étnica que tratara de adaptar el significado de la palabra “genocidio” para hacerla algo menos dañina para sus intereses.

Una cosa más. Si ya “flexiseguridad” es feo, hay gente que usa el todavía más orwelliano “flexiguridad”. Estas personas pueden ser agredidas con total impunidad aquí en la tierra, y en el más allá tienen reservado un círculo especial en el infierno, a compartir con los asesinos de masas y con los que usan abanicos en los teatros.

– Deploreibol

Tags: , , , ,