Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Category Archives: Transporte

Los veíamos por la tele y nos reíamos: “estos americanos…”. Bueno, pues menos reír, porque ya están aquí, en tu ciudad, en tu barrio, quizá en tu calle. Si vives en el centro de Madrid, SEGURO que estan por tu calle. Son los segways:

Me pregunto de qué se ríen

Me pregunto de qué se ríen

Al parecer, su invención se debe a Dean Kamen, que supongo que será uno de los 666 nombres que adopta el Adversario para tentarnos a abandonar el camino de la dignidad. La presencia de estos trastos se ha ido expandiendo, y ya no sólo lo llevan los horteras al trabajo, sino que se utilizan para distintas actividades. Problema: cualquier ocupación que se haga en segway pierde automáticamente todo atisbo de seriedad. ¿Cómo es posible que algunos países lo utilicen para sus fuerzas de seguridad?

¡Qué marcialidad! Me cago de miedo

¡Qué marcialidad! Me cago de miedo

Algunos ayuntamientos españoles han hecho conatos de usar estos trastos para sus polis locales; entre ellos, claro, Madrid. Pero no es por esto por lo que se ven más estos “vehículos” por las calles de la capital, sino porque hay empresas que organizan tours de la ciudad con segways.

Estos vienen a Madrid a montar en Segway y a visitar un templo egipcio. Son como el del anuncio de Campofrío, que estaba en Nueva York y lo único que quería era un bocata de mortadela

Estos vienen a Madrid a montar en Segway y a visitar un templo egipcio. Son como el del anuncio de Campofrío, que estaba en Nueva York y lo único que quería era un bocata de mortadela

Visitar Madrid en Segway no sólo es antiestético y te convierte en el hazmerreír de los locales, sino que además es una forma de turismo que no te pone en contacto con la ciudad real. No, amigos, si venís a Madrid tenéis que PASEAR por sus calles: torceros el tobillo en algunos de sus múltiples socavones, mojaros la pierna al pisar una baldosa encharcada, oler el repulsivo hedor de la basura que hay por todos lados por los recortes en limpieza… Eso es la experiencia madrileña, que no se puede reproducir cuando uno va zumbando sobre dos ruedas.

"Zumbando" quizá no sea la palabra

“Zumbando” quizá no sea la palabra

Hombre, bájate de ese trasto y ejercita un poco las piernas, que es mucho mejor cansarse un poco que ir por ahí hecho un majadero. Además, los tours que ofrecen por aquí por Madrid carecen totalmente de imaginación: que si irse a la zona del río, que si pasear por el centro y luego tomar un bocata de calamares… Teniendo un Palacio Real y un Madrid de los Austrias, ¿por qué no nos camelamos a los americanos con cosas como…

...una justa de Segway?

…una justa de Segway?

Nada, que a mí no me convencen estos artefactos. Además, a mí, que soy peatón, me toca las narices que estos trastos vayan por las aceras. Que no, que no le veo yo el rollo al asunto este de los Segways. Qué le voy a hacer, a lo mejor me estoy perdiendo una experiencia épica.

La carga de la Brigada Ligera

La carga de la Brigada Ligera

– Deploreibol

Advertisements

Tags: , , , ,

Característico de Madrid: las baldosas callejeras mal puestas que, cuando llueve un poco, acumulan agua debajo. En ese estado reposan, como si fueran baldosas cualquiera, hasta que un pobre incauto las pisa y ¡SPLASH! Toda la pierna cubierta de agua.

Chof

Recomiendo pisar la esquina inferior derecha para un “efecto ducha” completo

Ésta de arriba es fácil de ver, pero las jodidas son las que parecen baldosas normales. Son como trampas vietnamitas, parece que alguien las haya puesto aposta para mojar las pencas de los viandantes.

El principio es el mismo

El cine nos ha enseñado que es más fácil pisar estas trampas momentos después de que tu sargento te haya comunicado que “en una semana vas a poder volver a casa, hijo”

Está claro que hay algún principio físico en juego, alguna ley inmutable de la Naturaleza, que es la que hace que el agua que reposa tranquilamente debajo de una baldosa salga disparada en vertical y hacia arriba, desafiando aparentemente la ley de la gravedad para hilaridad del resto de los paseantes. No soy científico, pero dicho principio probablemente tenga que ver con la presión, la tensión superficial del agua, y tener una pazguata y una estúpida por alcaldesa.

Quizá algún otro principio de la física nos pueda explicar por qué su careto parece una máscara mortuoria etrusca, pero es un principio que prefiero no conocer

Quizá algún otro principio de la física nos pueda explicar por qué su careto parece una máscara mortuoria etrusca, pero es un principio que prefiero no conocer

Naturalmente, tener baldosas que ensucian y ponen en peligro a los paseantes es uno de los pilares fundamentales de lo que se conoce como “marca España”, la sórdida estrategia por la que queremos convencer al resto del mundo de que venga a visitarnos para que puedan gozar de las incomodidades y molestias que tenemos que afrontar diariamente los aborígenes. Alguien tendría que decirles a estos capullos de la marca España que, antes de anunciar que España prepara su propia misión a Marte, quizá tendríamos que asegurarnos de que podemos llegar a Medina de Rioseco sin matarnos por el deplorable estado de nuestras carreteras.

Para el que crea que esto es un problema aislado que afecta sólo a no sé qué barrio remoto, le alegrará saber que estas fotos fueron tomadas a cien metros de la Puerta del Sol

Ojo, marca España: estas fotos de baldosas han sido tomadas a cien metros de la Puerta del Sol de Madrid. Visit Spain, motherfucker

Si el abandono y el desprecio a las infraestructuras básicas es tan acojonante en el mismísimo centro de Madrid (aquí, por ejemplo, lo que poníamos hace poco del carril bici que pasa por el kilómetro cero), no quiero ni pensar lo que pasará en los barrios de las afueras o en los pueblos de la comunidad que quedan a desmano.

Aquí, unos vecinos de la Sierra paseando a su gusto por la Gran Vía de su pueblo

“El nuevo pavimento no acaba de desaguar”

Así que ya sabéis, visitantes de fuera: cuando vengáis a Madrid y llueva, calzado resistente al agua y ojos atentos al suelo, que cualquier baldosín puede ocultar una trampa. Y si te parece que exagero…

...atrévete con esta calle, valiente

…atrévete con esta calle, valiente

– Deploreibol

Tags: , , , , ,

Qué mal habla la gente y, sobre todo, qué mal escribe. No digo faltas de ortografía, hoygan, y demás. Digo cuando se ponen exquisitos y tratan de realzar una prosa normal y funcional para darle (lo que creen que es) más solemnidad y empaque. Ejemplo: Cercanías de Renfe en Madrid.

Primero, el luminoso de la estación que te informa del tren que viene. ¿Por qué dicen que el próximo tren “efectúa parada” en las estaciones tal, tal y cual? ¿Por qué “efectúa”? ¿Por qué no decir simplemente “Este tren PARA en plim, plam y plom”? Que me expliquen qué punto extra le da a la cosa lo de decir “efectúa”.

Un segundo más y no lo pillo

Un segundo más y no lo pillo

Pero cuando entras en el tren no te creas que la cosa mejora. Dentro te esperan unos cartelitos por todos lados que te informan de que el vagón es una “zona videovigilada”; vamos, que hay cámaras controlando lo que pasa. Dejemos lo de “videovigilada” al margen (aunque también tiene su tela): debajo te informan de que, si no te va eso de que te graben, puedes protestar de acuerdo con lo dispuesto en no sé qué ley. Pero ¿para qué ponerlo normal, cuando puedes decir…?

Ejercitar

…”ejercitar”?

¿En serio? ¿EJERCITAR? ¿Y por qué no “ejercer”, hombre? Es lo mismo, solo que… no sé… “ejercitar” es como más cansado, ¿no? A mí eso de “ejercitar” me evoca un gimnasio lleno de maquinolas fatigosas.

Si desea ejercer sus derechos, pase a la oficina de abajo. Si desea ejercitarlos, suba a paso ligero a nuestras dependencias situadas en la cima de esa colina.

Si desea ejercer sus derechos, pase a la oficina de abajo. Si desea ejercitarlos, suba a paso ligero a nuestras dependencias situadas en la cima de esa colina.

Por otro lado, eso de “ejercitar” también suena muy marcial, muy militarote. De verdad, este lenguaje tétrico, pseudo-leguleyo y cuartelero de los que “efectúan paradas” y los que se “ejercitan” me llena de desazón.

Un señor ejercitando su derecho a efectuar parada en una lavandería

Un señor ejercitando su derecho a efectuar parada en una lavandería

Ejercitemos nuestro derecho a hablar normal. Por favor.

– Deploreibol

Tags: , , ,

A riesgo de repetirme, odio los monopatines por una razón muy parecida por la que odio a los ciclistas: pasan zumbando por las calles, con el riesgo de llevarte a tí (o a tu perro) por delante.

Una de las primeras cosas que sale cuando pones "skateboard" en google

Pero lo del monopatín me llama más la atención, porque así como el ciclismo siempre ha sido para todas las edades, el monopatín era una cosa como más juvenil, y ahora parece que eso ha cambiado: hay por ahí mucho treintaypicoañero que, supongo yo que por nostalgia, vuelve a ponerse ahora sobre la tabla.

A mí esto me fascina, porque yo montaba de pequeño en monopatín, y al ver a gente de mi edad perdiendo la dignidad sobre uno de estos artefactos (francamente, los reflejos ya no son iguales) me viene a la mente un torrente de recuerdos.

Por ejemplo, la audacia de la juventud. Cuando pienso en las locuras que hacía con mi monopatín, me asombro de no haberme matao. No había acrobacia lo suficientemente arriesgada, ni calle lo suficientemente llena de coches, ni cuesta lo suficientemente pronunciada. Ahora, ni jarto vino intentaría esas movidas.

Si reflexionas sólo un segundo, al final no lo haces

Y otra historia: los que estaban muy metidos en el hobby estaban todo el día pendientes de los “rodamientos”. Que si este rodamiento es mejor que el otro, que si no tiene sentido tal eje con tales rodamientos… al parecer, la parte más importante del monopatín eran los rodamientos, que yo nunca he tenido muy claro lo que son.

Al margen de los monopatines, yo no había oído nunca la palabra “rodamientos”. Hasta que, años más tarde, leyendo algún libro sobre la Segunda Guerra Mundial, encontré que la campaña de bombardeos estratégicos aliada tenía entre sus objetivos principales las fábricas de rodamientos alemanas. Desde entonces, y extrañamente, la palabra “rodamientos” evoca para mí al mismo tiempo el mundo de los monopatines y la Alemania nazi.

Y, por ende, los temidos SkateKorps de Rommel

En fin, que mis ensoñaciones infantiles no me distraigan del objeto de este post: odio los monopatines. No los uses, amigo, que ahora son muy feos (son como muy alargados) y además menoscaban tu dignidad. Es un juguete juvenil, no apropiado para la gente madura, y quien me lo discuta que me lo diga si se atreve echando una partida de Call of Duty en la consola.

– Deploreibol

Tags: , , , ,

Ya me gustaba más bien poco el deporte del ciclismo, aburrido hasta la extenuación, pero desde que tengo perro y le han pasado rozando varias bicicletas se puede decir que lo odio. Será sano y todo lo que quieras, pero en la acera de una ciudad no se puede pasar zumbando como si eso fuera tu pista de carreras particular. Pero es que además es un deporte particularmente indigno, sobre todo por la equipación que requiere. El casco es especialmente deplorable:

Wrong, indeed

Pero no perdamos de vista los culottes, la prenda que más favorece al macho varón, y la más cómoda del mundo para sus gónadas:

Qué estético ¿verdad?. Además, aprieta sólo mirarlo


Por otro lado, el colmo de la sofisticación y el buen gusto son las bicis esas achaparradas que los horteras utilizan para hacer acrobacias, al tiempo que joden a todos los peatones que se les acerquen.

Si son de oro, mejor, porque al parecer la combinación bici ridícula+chapa dorada es lo que más atrae a LAS TITIS

Por eso, amigo, dedícate a otro deporte. Uno que te permita conservar la dignidad y el aplomo mientras lo practicas. Y que además no moleste a los peatones, ni física ni estéticamente.

Exacto

– Deploreibol

Tags: , , , ,