Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Category Archives: Profesiones que odio

Leo transido de ira un artículo en El País sobre los chiringuitos que se están montando cuatro politicastros y profesorzuelos de la Universidad española desde los que dicen apostar por la regeneración democrática. Según el texto, “viene a ser como una especie de 15-M de los intelectuales, entendido como la movilización de la sociedad civil para cambiar la agenda de los partidos políticos”. El ejemplo estrella es al parecer el Foro Más Democracia, una movida puesta en marcha por el sociata Jordi Sevilla y de la que forma parte el pepero Josep Piqué.

Aquí, dos intelectuales

Aquí, dos intelectuales. Tócate los cojones

PERO VAMOS A VER ¿Cómo es posible que este par vayan a poner en marcha nada que vaya a regenerar la democracia? Son los ejemplos más palmarios de mangutas que entran en la política, y que como consecuencia de su paso por allí tienen la vida resuelta, gracias a la impía conexión política-empresa que domina la política española: tú a Vueling y yo a PricewaterhouseCoopers. Mandarines como estos, gente que se haya beneficiado del sistema como este par, no los hay ¿y vamos a confiar en ellos para hacer más sana la democracia? ¿Por qué son conocidos estos tíos? Uno por rendir la cerviz ante Bush, y el otro por ser tan incauto de reprender a su jefe ante un micro abierto.

Y escribe un libro jactándose de ello, el tío, como O.J. Simpson

Y escribe un libro jactándose de ello en la portada, el tío, como O.J. Simpson

Pero no te lo pierdas, porque hay más chiringuitos de estos: una plataforma que ha sacado un manifiesto “por una nueva ley de partidos”, entre cuyos promotores está nada menos que Luis Garicano. Este sujeto es un economista destacadísimo miembro del ‘think tank’ FEDEA, financiado por (y al servicio de) la gran banca española, que saca documento tras documento a favor de que nos jodan vivos a los ciudadanos y publican un blog en el que llaman ‘gilipollas’ a los que no piensan como ellos. También un buen montoncillo de catedráticos firman el documento. Catedráticos, tú. Los principales beneficiarios del estado de postración en el que se encuentra la Universidad española, los que “acumulan docencia” en un cuatrimestre y los otros ocho meses del año se los pasan tocándose los cojones, como tuve ocasión de comprobar cuando estaba en la Facultad. Bueno, estos tíos tan listos y tan abnegados nos indican el camino a seguir, así que todos a hacer lo que ellos dicen, que son catedráticos, ni más ni menos.

Al parecer, sus poderes dependen del color de sus vestimentas, como los Power Rangers

Al parecer, sus poderes dependen del color de sus vestimentas, como los Power Rangers

Pues nada, a salvar el país. Qué fácil, oye: los mismos que han estado chupando del bote nos van a traer ahora la verdadera democracia. Qué suerte tenemos. Yo, por mi parte, ni con un palo muy largo tocaría una de esas plataformas u organizaciones regeneracionistas, a ver si se me iba a pegar algo. Qué asco.

– Deploreibol

Advertisements

Tags: , , , , ,

Hace unos minutos era más feliz, porque no conocía la existencia de los food stylists. Me he enterado de que hay una profesión con este nombre gracias a S Moda, un suplemento de El País que sábado tras sábado me resta algo más de esperanza en la especie humana, porque está lleno de gilipolleces. La obsesión de esta revista es demostrar que la moda es algo más que una banalidad y, claro, fracasan miserablemente semana tras semana.

En el número de la semana pasada venían a decir que la moda está ayudando a Japón a recuperarse del tsunami y de Fukushima. Si esto lo dices en las calles de Tokio, según la ley japonesa, cualquier ciudadano puede partirte en dos con una katana y, en vez de juzgarlo, le ponen una medalla.

La chorrada de esta semana es una columna titulada ¿Qué es un ‘food stylist’? (no he podido encontrarla por Internet, así que transcribiré a pedal algunos párrafos). Bueno, pues según la autora, que confiesa ser eso, son “los encargados de preparar la comida para las fotografías de libros de cocina o revistas, los anuncios de televisión” y demás. “Son responsables de crear platos que alimenten la vista haciendo que la boca se haga agua”. Hasta ahí, bien; chorra, pero nada ofensivo.

Ahora viene lo bueno: “Por ejemplo, podrían sustituir la leche cuando se fotografían cereales por cola blanca de carpintero, echar polvo de aspirina al champán para lograr una efervescencia extra […] y mil trucos más”. O sea, su profesión no solamente pasa por engañar -del inglés márketing– sino que son directamente responsables de la frustración de miles de personas que intentan que los platos que cocinan les salgan como en las fotos del libro, para fracasar una vez tras otra.

Esto está hecho con mierda, anticongelante, Ajax Pino y uñas de orangután pintadas de naranja

Qué estafa. Cuántas veces me habrá pasado a mí ponerme a hacer una receta curradísima para encontrarme después con un resultado decepcionante. Coño, si llego a saber que todo es humo y espejos me habría tomado mis fracasos culinarios con mejor humor.

Un poco de 'food stylism', y como Oriol Balaguer

Total, que no sabemos cuantas decepciones, disgustos y carreras de cocinero frustradas son responsabilidad de estos farsantes de los ‘food styilists’ (¡cómo odio ese nombre!), pero probablemente muchas. Pero atención, que viene otra gilipollez en esa misma columna: “Ahora la tendencia es cocinar alimentos frescos y fotografiarlos al momento para captar sus jugos y sus colores naturales”. Muy interesante, pero ¿naturales? ¿no acabas de decir que hay miles de trampas ARTIFICIALES (aspirina, cola de carpintero) para que las cosas parezcan mejor de lo que son? Ya no me creo nada. Por otro lado, tiene cojones que la última tendencia sea hacer fotos a la comida nada más cocinarla. ¿Y qué se hacía antes?

Se ve que los 'food stylist' de la vieja escuela hacían fotos a la comida cuando estaba putrefacta. Ah, los primeros e ingenuos pasos de una profesión.

Bueno, ¿que quieres ser ‘food stylist’? Pues ya sabes las claves del oficio: utiliza cosas venenosas para simular comida, y hazle fotos a las cosas cuando estén recién hechas, o mejor dicho, si vas a usar cola de carpintero, cuando estén recién ensambladas. La columna ni lo menciona, pero supongo que después de todo ese esfuerzo de bricolaje, a las fotos se les dará también una manita de Photoshop o dos para que cualquier parecido con la realidad sea coincidencia.

Poca gente lo sabe, pero lo que terminó siendo "Avatar" empezó como la foto de un 'food stylist' a un potaje de garbanzos

– Deploreibol

Tags: , , , ,