Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Category Archives: Meteorología

Madrid es como es: una ciudad inhóspita llena de maleducados; pero cuando llueve es cuando ya se empieza a poner la cosa intolerable. El madrileño medio (soy madrileño, ojo) no tiene ni puta idea de cómo llevar un paraguas, así que en cuanto caen cuatro gotas el paseante normal tiene que ir vigilando por un lado que no le saquen los ojos, y por otro que no le pinchen los genitales.

Sade aprendió todo lo que sabía en un paseíto entre la plaza de Oriente y la de Cibeles

Sade aprendió todo lo que sabía en un paseíto entre la plaza de Oriente y la de Cibeles

¿Y cómo se lleva un paraguas? Pues NORMAL, esto es, teniendo en consideración al resto de los viandantes. Así que aquí va una guía rápida para el maleducado urbanita sobre cómo se lleva un paraguas en la metrópoli.

1- Si está lloviendo, VERTICAL

Es decir, el palo recto y hacia arriba, la tela del paraguas paralela al suelo, y la vista alerta para subir o bajar el paraguas en función de cómo sean las personas que vengan de frente. Eso de llevar el paraguas apoyado descuidadamente sobre el hombro, tipo La Dama de las Camelias, es una cabronada para el resto del mundo.

Capulla

Capulla

2- Si no está lloviendo, VERTICAL

Cuando no llueve, el paraguas se lleva en paralelo a la pierna, apuntando siempre al suelo. Nunca oscilándolo adelante y atrás, y mucho menos agarrado por el centro como si fuese un bastoncillo de mariscal. Si tienes ínfulas de Napoleón Bonaparte sácatelo del cuerpo jugando al Risk, como todo el mundo, pero no amenaces la integridad física de la gente.

Este idiota, en vez de conquistar Kamchatka, le sacó un ojo a un niño en la Travesía de los Trujillos. Épico.

Este idiota, en vez de conquistar Kamchatka en una partida gloriosa, le sacó un ojo a un niño en la Travesía de los Trujillos. No seas como él.

Siempre vertical, siempre vertical. Es muy fácil ¿Cómo llegas tu a casa los sábados de madrugada después de tomar unas copichuelas para olvidar tu triste vida? Pues así, no; vertical. Todo lo que merece la pena se hace en vertical.

Me adelanto a vuestras objeciones con este grabado. Es lo que tiene poner en Google images "marqués de Sade" (lo que hice para buscar la primera imagen de este post): Te salen todo tipo de movidas.

Me adelanto a vuestras objeciones con este grabado. Es lo que tiene poner en Google images “marqués de Sade” (lo que hice para buscar la primera imagen de este post): Te salen todo tipo de movidas.

– Deploreibol

Tags: , , ,

Que asco de frío. Sé que es invierno, y tal, pero esto es horrible, demasiado. Vaya frío cortante, que además se cuela como un cañón por ciertas calles, dejándote helado. Y eso que aquí en Madrid no se vive tan crudamente como en otros lados: estos días han tenido que ser horrorosos en Peralejos de las Truchas (Guadalajara), donde han pasado de los 12 bajo cero.

Qué buen nombre, Peralejos de las Truchas: sólo con oírlo, ya sabes más cosas sobre el pueblo, en concreto sobre su economía y modo de vida. Porque entiendo que, si se llama así, será porque allí se dan bien las peras y las truchas. Es magnífico eso de que el propio nombre te dé información del lugar que visitas, aunque puestos a pedir, más que de su estructura productiva, sería mejor que te diese detalles del origen, el carácter y la catadura moral de sus habitantes…

Lo que puedes comer si te dejas caer por allí…

O el tipo de actividades en las que sobresalen sus habitantes…

Soy firme partidario de este sistema, y propongo su extensión a cuantos más ámbitos mejor. Nos ahorraríamos muchas sorpresas desagradables si ciudades y pueblos nos advirtiesen, como Peralejos de las Truchas, de lo que nos cabe esperar si los visitamos. Y ¿por qué no? ampliémoslo a los nombres de sus personalidades destacadas y autoridades municipales; cuanta más información, mejor.

Abundia Botella, alcaldesa de Contaminejos de los Yonkis

– Deploreibol

Tags: , , , ,

El tiempo meteorológico; lo otro es de una altura filosófica desacostumbrada para este blog. Pero oye, ambos temas están relacionados, porque estar pendiente de qué tiempo hará mañana sólo te sucede cuando te haces mayor. Cuando uno es un muchacho le da igual qué tiempo haga: uno se pone lo que le apetece y punto.

Magnífico día para salir a correr con una camisetilla

Ahora, cuando uno se hace mayor, hace cosas que antes ni se pensaría: comparar veranos (o inviernos) con los veranos (o inviernos) pasados, comentar en el ascensor con el vecino el tiempo que hace, prestar máxima atención cuando en la radio o en la tele echan el tiempo, meditar el día anterior qué ponerse al día siguiente para ir al trabajo… Yo ya estoy en esta fase, para mi desgracia, y en el colmo de la degradación tengo una aplicación en el escritorio de mi ordenador que me dice qué tiempo está haciendo.

Por cierto, esta noche no hace NI DE COÑA 20 grados; hoy está el tema de rebequilla

Pues eso, que con el cambio de tiempo estoy ahora en un sinvivir, de si llevo camiseta o camisa, chaqueta fina o chaleco, en fin, esas cosas de viejo. Y es que además hay pocas cosas tan aburridas como un pronóstico del tiempo.

Quitando la ocasional megapolla no intencionada

– Deploreibol

Tags: , , , ,

Odio, odio la información sobre huracanes. Pero no porque no haya que darla; al contrario, es una información muy importante. La odio por la manía de las teles americanas de competir por ver cuál de sus reporteros se pone más en peligro durante la cobertura.

PROTIP: Cuando venga un huracán, NO CORRAS HACIA EL MAR como hace este majadero

Está claro que las noticias americanas tienen siempre ese punto extra de “this is entertainment”, pero lo que les hacen hacer a sus periodistas es demasiado. Asomarse a las ventanas, meterse en medio de la corriente, andar por las calles con vientos que tiran de los tejados y de las cornisas todo tipo de proyectiles… Y al que me diga que la obligación del reportero es jugarse el pescuezo en este tipo de informaciones, le respondo que NOOOO: la información se puede dar igual unos metros más allá, en un lugar guarecido y seguro. Esto es pura y simplemente apostar la vida de uno de tus trabajadores para sacar imágenes más sensacionalistas. Porque fijáos como venden las teles los videos así grabados:

"¡Vea cómo nuestro reportero rebota contra los edificios mientras el huracán juega con él como un dios furioso con una muñeca de trapo!"

Execrable. Otro gallo nos cantaría si esos deplorables directivos que tienen estas cadenas tuviesen que verse sometidos a las mismas presiones que los plumillas para que se jueguen el tipo. Habría que ver cómo se manejan en un huracancillo, hombre.

Esto es lo que yo llamo "buena televisión"

– Deploreibol

Tags: , , , ,