Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Category Archives: Estilo de vida

Hace más de tres años que tengo perra, y tengo que decir que fue una decisión soberbia: te da cientos de satisfacciones, y además das una oportunidad de vivir mejor a un ser desvalido y cariñoso (yo adopté, que es lo que aconsejo). Pero es verdad que hay cosas que nadie te dice que vas a tener que afrontar cuando decides coger un perro. No me refiero a lo de sacarlo de paseo tres veces al día: si eso te da pereza a priori, ni te plantees tener un can; hablo de otras cosas más sutiles con las que hay que aprender a convivir. Aquí van tres:

1- LOS PELOS

Mi perra es pequeña y tiene el pelo corto ¿Qué cantidad de pelos es capaz de soltar este animal? ¿Pocos, verdad? PUES NO. Si te planteas pillar un perro, has de mentalizarte a convivir con pelos en todos los puntos de tu hogar, de tus posesiones, de tu cuerpo. Pelos por el suelo, que te obligan a barrer el doble o el triple de lo que harías habitualmente si no quieres que tu casa parezca el decorado de una peli del Oeste.

Tu casa

Ésta va a ser tu vida

Los pelos de perro tienen la propiedad de deslizarse hasta los rincones más recónditos y colonizar todos los espacios. Habrá pelos en tus cosas (según escribo esto, estoy viendo media docena de pelos en la pantalla de mi portátil, que no me molesto en quitar porque p’a qué). Pelos que aparecen en todos los rincones de tu cuerpo, aunque no toques al perro, aunque vistas un burka: en tu ombligo, en tus ojos, entre los dedos de tus pies. Pelos en la superficie de un CD que no has abierto en seis años. Pelos que se posan en tu cena en el breve trayecto que hay entre tu cocina y la mesa en la que comes.

"¡Camarero, hay un pelo en mi sop... ¿sabe qué? Olvídelo, estoy acostumbrado, tengo perro"

“¡Camarero, hay un pelo en mi sop… ¿sabe qué? Olvídelo, estoy acostumbrado, tengo perro”

2- LAS FACTURAS DEL VETERINARIO

Como los niños, los perros son repositorios de toda clase de enfermedades. Al contrario que los niños, los perros no hablan ni te dicen dónde les duele: se limitan a no comer, poner cara de abatimiento y mirarte con ojos de pena, con lo que hay que hacerles toda clase de pruebas (que cuestan dinero) para saber qué les pasa. Además, según mi experiencia, los males les suelen dar los sábados a altas horas de la madrugada, así que a las abultadas facturas en las clínicas veterinarias hay que añadir el sobrecargo de “la guardia” o “festivo”. Pasta, pasta, pasta. Jóvenes: En estos tiempos de crisis, si no sabéis a qué dedicaros, os recomiendo encarecidamente estudiar Veterinaria, porque los dueños de animales nos quitamos de todo para garantizar que nuestro chusquel esté saludable.

"No, su perro está bien, estaba haciendo teatro. A ver... la consulta... en plena noche de sábado... las pruebas... ¡450 euros de nada"

“No, su perro está bien, estaba haciendo teatro. A ver… la consulta… en plena noche de sábado… las pruebas… ¡450 euros de nada!”

Ahora en serio: me he gastado más dinero en la salud del perro en estos tres años que en la mía en mis treinta y pico. A mí me dan pavor los médicos, pero voy corriendo al veterinario cada vez que Kira parpadea raro, así que se dan las situaciones más gilipollescas: no me han medido la tensión en mi vida, pero a mi perro le han hecho una limpieza dental de 200 euros, como si fuese una estrella de Hollywood.

Antes de que penséis que soy totalmente gilipollas, diré en mi descargo que la veterinaria me dijo que si no se la hacía, tendría problemas en los dientes cuando se hiciese más mayor

Antes de que penséis que soy totalmente gilipollas, diré en mi descargo que la veterinaria me dijo que, si no se la hacía, tendría problemas en los dientes cuando se hiciese más mayor

3- VIGILAR TU COMIDA

Cuando no eres dueño de perro te puedes permitir comportamientos como estos: dejar descongelando el pollo en la mesita; llevar una magdalena a la mesa y darte la vuelta a buscar el café; que se te caiga un pedazo de chocolate al suelo y pensar “bueno, cuando termine lo que estoy haciendo lo recojo”.

Olvídate de eso.

Cuando tienes un perrito NUNCA puedes dejar de vigilar la comida, porque ellos no lo hacen, y están esperando cualquier momento de distracción para hacerse con ella. Si te parece que no pasa nada porque de vez en cuando se lleven un bocado furtivo de algo, conviene que sepas que hay alimentos que son muy peligrosos para los perros (como el chocolate o las uvas); y además, qué cojones, lo que faltaba es que el perro te mangase la comida. En fin, que cuando tienes perro desarrollas un sexto sentido que ya no te abandona y que te hace estar siempre alerta para que los alimentos no estén nunca donde el perro puede alcanzarlos.

Ojo, que son unos cabrones y aprovechan cualquier despiste, como el de esta señora que está absorta leyendo el último editorial de El País peloteando a Rajoy

Ojo, que son unos cabrones y aprovechan cualquier despiste, como el de esta señora que está absorta leyendo el último editorial de El País peloteando a Rajoy

En fin, que recomiendo mucho tener perro (¡adoptado!), aun con estos incovenientes. ¿Cómo? ¿Que cómo es mi perra? Aquí va:

Si esto no os convence para adoptar un perro, no sé yo ya qué puede funcionar

Si esto no os convence para adoptar un perro, no sé yo ya qué puede funcionar

¡ACTUALIZACIÓN!: La adopción de un perro puede traer consigo complicaciones que no deben tomarse a la ligera. En un artículo de su blog en respuesta a éste, el amigo @Aloisiusblog pone negro sobre blanco algunos de estos potenciales problemas y argumenta a favor de comprar (siempre en un sitio con garantías, claro). Les recomiendo leerlo, es muy interesante. El fondo de la cuestión, para mí: si quieren hacerse con un perro, conózcanse a sí mismos, conozcan los problemas y ventajas de las diferentes alternativas y decidan en función de eso.

¿Será posible? ¿Habían pensado leer alguna vez en mi blog un llamamiento a la -glubs- responsabilidad?

– Deploreibol

Advertisements

Tags: , , , , ,

Hola, amigos. Como sabréis los que me seguís en twitter, llevo un tiempo lloriqueando sobre el tema del cigarrillo electrónico (tres semanas, en concreto, desde que me lo compré para tratar de dejar el tabaco). En ese tiempo, sólo he usado el nuevo trasto, y no he fumado ningún pitillo. ¿Son 21 días tiempo suficiente para dar un juicio ponderado de las ventajas e inconvenientes de estos trastos? Probablemente no, pero esto es Deploreibol, no un tribunal democrático y con garantías. Aquí se pasa sentencia rápido, y el veredicto es parecido siempre.

Estos son los jueces que necesitamos por aquí, y menos Silva y Ruz

Ah, el juez Dredd; qué pena que no se ocupe del caso Bárcenas. Iba a poner otro caso que está ahora mismo abierto, pero no quiero que me lleven preso, tú, que mira lo que ha pasado con Pedro Jota.

Sin más, vamos a las ventajas:

* Menos efectos: a la espera de que la ciencia deje claro cómo de malos son los cigarrillos electrónicos en relación con los normales, tengo que decir que uno duerme (y se despierta) infinitamente mejor que cuando fuma los tradicionales, y que todos los esfuerzos físicos son mucho más fáciles que cuando le das al pitillo de siempre: echar una carrera o, cosa que hago mucho, subir una escalera…

Recordad que yo vivo en  Madrid, donde el estado habitual de las escaleras mecánicas del metro es "estropeadas"

Recordad que yo vivo en Madrid, donde el estado habitual de las escaleras mecánicas del metro es “estropeadas”

* Más barato: De momento, es verdad lo que me dijeron en la tienda: por el precio de un paquete, con el cigarrillo electrónico fumas más o menos lo equivalente a un cartón. El precio del trasto en sí es caro (40 euros o así), pero en teoría ese gasto es una vez; luego hay que reponer solamente los líquidos que hacen de tabaco, y ocasionalmente la pieza que hace de filtro (más sobre esto luego).

Además, que dure más el líquido que el tabaco te ahorra eso de bajar a las tantas de la mañana a buscar un bar abierto a por una cajetilla, andando por las calles frías y tenebrosasde una ciudad indiferente, cual si estuvieras en una película de cine negro

Además, que dure más el líquido que el tabaco te ahorra eso de bajar a las tantas de la mañana a buscar un bar abierto a por una cajetilla, andando por las calles frías y tenebrosas de una ciudad indiferente, cual si estuvieras en una película de cine negro

* Menos pesados: Como sabréis los que sois de Madrid, es imposible dar veinte pasos en esta ciudad llevando un pitillo en la boca sin que algún jeta venga a pedirte uno. Así que una de las ventajas no menores del cigarrillo electrónico es quitarte de enmedio a estos pelmas; por lo menos, hasta que se sofistiquen y empiecen a usar ellos también el cigarrillo electrónico.

"Perdona, simpático, ¿no tendrás unos mililitros de liquido para el cigarrillo electrónico? ¿No? ¿Y tienes unas bitcoin sueltas?"

“Perdona, simpático, ¿no tendrás unos mililitros de líquido para el cigarrillo electrónico? ¿No? ¿Y tienes unas bitcoin sueltas?”

Pero ojo, que no todo el monte es orégano. A pesar de que el cigarrillo electrónico me ha permitido ganar en salud, dinero y tranquilidad, atentos a estos inconvenientes:

* Vapear: Sí, queridos; inhalar y exhalar el vapor del cigarrillo electrónico no se llama “fumar” (del latín fumus, “humo”) sino “vapear” (del hitita vaphos, “nombre ridículo e irrisorio”). Así que despedíos del encanto del fumar, tal y como nos lo han vendido incontables películas y canciones a lo largo de los años; ahora hay que hablar de “vapear”, término que a uno le hace sentirse como un tonto cada vez que lo utiliza.

"Vapeando espero" no queda como el original, francamente

“Vapeando espero” no queda como el original, francamente

* El resto de la jerga: He destacado “vapear” porque es el nuevo verbo, pero no te creas, que las partes del cigarrillo electrónico también tienen su aquel:

claromizadorPor lo que he visto por ahí, el “claromizador” (término tétrico donde los haya) está compuesto por un “atomizador” y un “vaporizador” (palabros de peli de ciencia ficción de serie B); además, por lo visto al depósito de liquidillo se le puede llamar “tanqueta” (¡horror!). Y parece que no se ha encontrado mejor palabra para el líquido que vapeas que “líquido”, lo cual es un poco decepcionante. A todo esto, naturalmente, ya no hay que llevar encima un mechero, sino un alimentador, porque…

* La batería: … el gran problema del cigarrillo electrónico es que, como los teléfonos móviles modernos, tiende a quedarse sin batería rápidamente y sin avisar. Ojo con esto, que si te da el mono y se te queda sin batería el trasto, igual acabas recayendo en el tabaco normal.

Del manual de mi cigarrillo electrónico: se necesitan CINCO horas para cargar la batería. Eso es conocer bien las necesidades del fumador

Del manual de mi cigarrillo electrónico: se necesitan CINCO horas para cargar la batería. Eso es conocer bien las necesidades del fumador.

Dicho esto, a mí de momento me está yendo bastante bien, en comparación con lo de fumar un paquete de tabaco diario: menos malestar, menos gasto de dinero. La aspiración (qué palabra tan poco oportuna) es dejar también el cigarrillo electrónico, claro, pero eso ya os iré contando cómo va. El vapear se va a acabar. Antes o después. Espero.

– Deploreibol

Tags: , , , , , ,

Hay muchas cosas de la Blackberry que no entiendo, pero una de ellas me deja completamente perplejo: que para resolver buena parte de los problemas que te pueden surgir con su uso, la solución sea reiniciarla quitando la batería.

Por ejemplo, ayer el navegador de internet me dejó de funcionar. Busco desde el ordenador una solución, y el diagnóstico es unánime: quítale la batería -así, a pelo, sin apagar el trasto- pónsela otra vez, y lo más probable es que se arregle. Y, oye, funcionó.

Y no es que el método lo aconseje un colgao que tiene un blog: es la solución que recomiendan para buena parte de los males del aparato desde las propias páginas oficiales de Blackberry. Quítale la batería, pónsela otra vez, y a correr.

Oye ¿No es una cosa un poco radical? ¿No habría que hablar con algún ingeniero para que diseñase, para la próxima generación de teléfonos, un sistema un poco menos crudo? ¿Cuál sería el procedimiento equivalente si, en vez de hablar de un aparato, hablásemos de una persona?

¿Que le van mal las cosas en la vida últimamente? Tome, tráguese esta pastilla de HEROÍNA, y cuando se despierte todos sus problemas se habrán solucionado

¿Te imaginas? La tecnología… no la entiendo.

– Deploreibol

Tags: , , , ,

Si hay algo que me saque de mis casillas es que una actividad cotidiana se vuelva complicada por requisitos burocráticos estúpidos. Por ejemplo, hacer una compra. Hay sitios en los que esa sencilla operación se convierte en un inferno y, entre ellos, uno de los peores sea posiblemente un mostrador de Nespresso.

¿Por qué hay que aguantar una cola de, pongamos, media hora, para comprar unas puñeteras cápsulas de café? Porque los genios que gestionan Nespresso han decidido convertir una actividad tan sencilla como vender cafeses en una ordalía insufrible. Que quede claro, ojo, que considero a los dependientes las principales víctimas de esta práctica, y mis mejores deseos están con ellos; por contra, son los responsables de Nespresso, los gestores -como en todas las actividades humanas-, los principales culpables de esta abominación.

La palabra “gestor” y “gestapo” están relacionadas: comparten raíz del indohitita ges-, “que le ponen la vida difícil a la gente”

Primero, parece que los muchachos que atienden el mostrador tienen orden, bajo pena de muerte, de contestar a todas las preguntas que hagan los posibles compradores, no importa cuán estúpidas. Combina eso con la peña que no tiene nada que hacer en toda la mañana, y tienes la receta perfecta: un paisano preguntando  por el sabor de todas y cada una de las cápsulas Nespresso.

¿Se puede saber qué espera la gente, preguntando que diferencia hay entre un Volluto y un Arpeggio? Coño, uno tiene fuerza 4 y otro fuerza 8 ¿Tú cuál crees que es la diferencia, merluzo? Además, ¿cómo esperas que una persona te trasmita, mediante meras palabras, qué matices diferencian dos cafés prácticamente idénticos? ¿Es acaso posible? Entonces, ¿para qué preguntas? Uno es café, y otro es café más fuerte. Punto.

Tomar un Volluto es como batallar con un troll de las nieves en lo alto de la Cordillera de la Desesperación, mientras que un Arpeggio es más bien como hacer snorkel en las cristalinas aguas de Sharm el Sheik. No te jode.

Bueno, pues después de aguantar todas las preguntas sobre las bondades relativas de una cápsula sobre otras, y después de las indecisiones que parecen asaltarle a la gente a la hora de decidir cuántas cápsulas se llevan, viene el remate final. Parece que los empleados de Nespresso están obligados a preguntar, cuando han cerrado la venta, si al comprador le apetece un café. Pues alucina, pero hay muchas personas que dicen que SÍ, así que nuevo retraso mientras el pelma de turno, que nunca ha dejado pasar ninguna oportunidad de rapiñar nada que sea gratis, vueeeeeeeelve a verse asaltado por las dudas a la hora de decidir qué café se quiere tomar.

Total, cada cliente pesao es un mínimo de 10 minutos. Mientras, la gente que -como yo- tiene la cosa clara, quiere llevarse X cápsulas de X tipo, y quiere tomarse un café, sí, pero en su CASA tranquilamente, que para eso compra las cápsulas… esos… tenemos que aguantar todo este padecimiento.

¿La Peste Negra? Una gilipollez al lado de mi padecimiento, que es que tengo que esperar 15 minutos para comprar mis cápsulas Nespresso, oyessss.

– Deploreibol

Tags: , , ,

Pues nada, aquí, haciendo las compras navideñas. Y ¿qué mejor que estrenar amazon.es, la tienda que en teoría tiene todas las ventajas de la casa madre, con el añadido de que está aquí en España y (supuestamente) las cosas llegan antes?

Bueno, al margen de su eficacia (todavía es demasiado pronto para evaluarla, lo que he pedido tiene fecha de llegada el jueves), ya os puedo decir que, por mucha compañía del siglo XXI que sea, amazon.es tiene algunas cosas que aprender sobre los estereotipos de sexo.

Anda, ve a la página y busca a tu derecha: verás una sección que se llama “Navidad: ideas para regalar”. Esas ideas van agrupadas por el tipo de persona para la que buscas un regalo: “Para él”, “para ella”, “para niños y adolescentes”… La carcajada comienza si entras, por ejemplo, en “para mamá” o “para papá”.

Lo creas o no

¡Sí! Aspiradoras, básculas, libros de cosas del hogar y de la familia, cine de amor o comedia… vamos, una imagen muy moderna de las mujeres de nuestro tiempo. Pero claro, para saber si esto es tan ofensivo como parece hay que compararlo con lo que recomiendan “para papá”…

Efectivamente, tan ofensivo como parecía

¿Qué nos dice amazon.es? La tecnología, el gps… esas cosas que, jajajaja, son para hombretones que manejan aparatos, y no para mujeres… ¿te das cuén? Y, por supuesto, nada de mariconadas de cine romántico o comedia; aquí, ciencia ficción y fantasía, que son temas de tíos.

Qué cosas… cualquiera pensaría que una puntocom de éstas le daría una vuelta al tema de la igualdad para no quedar tan mal. No esperaba yo de una multinacional una actitud puntera en la lucha contra los estereotipos sexistas, pero hombre… un pelín de disimulo, por lo menos.

Porque a las malas, si no crees en la igualdad y demás, puedes ir a cuchillo, quitarte la careta y poner las cosas claras. Por ejemplo, para los tíos. ¿Qué les gusta a ellos? Fácil…

Hombres... todos son iguales

¿Y las mujeres? Confieso que es difícil hacer una ilustración más insultante y ofensiva que la propia página de amazon.es, pero yo creo que más o menos…

No, lo de amazon.es sigue siendo insuperable

En resumen, que amazon.es haría bien en poner en marcha un departamento de responsabilidad social, o de sentido común, o de lo que sea, para que le hagan un par de ajustillos a la página web y la traigan al siglo XXI. Y ahora os dejo, que tengo que seguir comprando fregonas para ellas y cajas de herramientas para ellos. Esto de las Navidades…

– Deploreibol

Tags: , , ,

Vamos a traer a la memoria una palabra ya olvidada: “urbanidad”. ¿Cómo? ¿Que suena a antiguo, franquista y al florido pensil? Pues tienes razon, oye. ¿Qué tal, sencillamente, “educación”?

Sí, porque en el siglo XXI la gente todavía no sabe que, cuando uno va andando por la calle, no se puede ocupar toda la acera. Si vas solo, te echas a la derecha para que te pase alguien que vaya más rápido que tú, y si vas en grupo, dejas un hueco para la gente con prisa, que no tiene por qué aguantar ni tu paso pausado ni la insufrible charlotería de los tontos de tus amigos. Vamos, educación básica.

No sé como se andará en Kansas, pero en el mundo civilizado se deja sitio para que otros pasen, majadera

Pues hay mucho de esta barbarie todavía por ahí, queridos, con lo que la gente que nos gusta andar rápido tenemos que ver alterado nuestro saludable ritmo para sortear a todo tipo de LENTOS. Y es que hay mucho LENTO. No sé si será por el clima, o por la crisis o por qué, pero a un porcentaje muy grande de la población parece darle igual llegar pronto o tarde a su destino.

Una tortuga reconviniendo a un hortera la lentitud de su paso

Pero lo peor son los grupitos, generalmente de jovenzuelos, que por alguna razón andan por la calle en fila, ocupando todo el espacio disponible. A estos los llamo yo Los Intocables de Eliot Ness.

Porque, igual que ellos, andan por la calle así, a lo ancho, como si fuera suya

Qué asco. ¿Es que no hay ya civismo? ¿No respetamos ya al conciudadano? ¿Nos creemos con el derecho a dominar los espacios públicos? ¿Sabes quién creía también que tenía el derecho a andar ocupando toda la calle?

Los nazis ¿Quién va a ser? Siempre que hago preguntas retóricas de este estilo, la respuesta es "los nazis"

En fin, que hay que andar con cuidado, respetando a otras personas que caminan más deprisa que tú, circulando siempre por tu mano. Parece mentira que haya que decirlo. Como esos tarados que van andando por mitad de la calle, con riesgo de que les pille un coche; hay que ser descerebrado.

No os perdáis a este inconsciente

Para esto debería servir Educación para la Ciudadanía: para aprender a andar. Que la gente sale de la escuela sin saber manejarse por la vida.

– Deploreibol

Tags: , , , ,

Pocas divisiones hay tan estúpidas en la historia de la humanidad como la de esas personas que sólo toleran tomarse el café en una taza, o en un vaso. De hecho, sólo la rivalidad entre güelfos y gibelinos la supera en estupidez, porque no hay ninguna causa, por importante que sea, que pueda hacer tolerable que te identifiques con un grupo con un nombre tan risible.

Dante era güelfo, y se ponía hojas en la cabeza. O sea, un gilipollas, que es por lo que le recuerda todo el mundo.

Ayer mismo ví como una persona pedía a una camarera que le pasara su café de una taza a un vaso, y me hervía la sangre en las venas. Pero ¿qué pasa? ¿tan intolerable encuentras la loza que tienes que obligar a una persona a ensuciar dos recipientes? ¿tanto te repugna el frío de la cerámica en tus labios, que es imposible para ti disfrutar de tu bebida si no es con la textura de cristal? Que es un vaso vulgaris; ni que fuera una increíble pieza de Murano, cojones.

“¡Prefiero beber el café así antes que el oprobio de arrimar mi boca a una taza!”

Y el bando rival es igual de absurdo: no, mi café en una taza o me da una apoplejía. La gente es idiota, oye. En taza o en vaso; dime tú si no hay dicotomías mucho más importantes por las que preocuparse en el mundo.

Dónde va a parar

Así que si eres uno de esos que va por ahí importunando a los camareros para que te cambien el café de recipiente, recuerda: es sólo eso, un contenedor, y el material del que está hecho es absolutamente indiferente. Repítelo cien veces. Y tómate luego el café ¿a que está igual de malo? Pues claro.

– Deploreibol

Tags: , , , , , , ,