Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Nunca antes se había visto tal cosa: convocar una rueda de prensa para anunciar que el expresidente del Gobierno… no está muerto. Pero que morirá pronto. En 48 horas probablemente. Aunque eso “está en manos de Dios”. Y el que lo dice es el hijo del interesado.

Éste

Éste

Nunca había visto una grotesca falta de respeto tal a un padre que se muere (dejemos al margen por un momento quién es Adolfo Suárez Senior). Lo que le ha hecho su repulsivo hijo no tiene más explicación que una de tres:

1- Es así de tonto. Esta opción tiene a su favor que este señor ha probado repetidas veces que es un completo imbécil. Quizá la mayor de todas fue cuando se le ocurrió, tras la muerte de un Guardia Civil en un atentado, lamentar que la víctima “ya no podrá disfrutar de las cebollas rellenas de su querida Sama de Langreo”.

2- Quería tapar la información que ese mismo día sacaba Público referida a sus maniobras para arrebatarle el título nobiliario a su sobrina, maniobras que pasan por pedírselo al Rey en una carta patética. Si esto es lo que ha sucedido, es incalificable servirse de la agonía del propio padre para hacer de cortina de humo.

Sórdido hasta para un Lannister, tú

Intrigas nobiliarias sórdidas hasta para un Lannister, tú

3- Quería tapar la llegada a Madrid de las multitudinarias “marchas de la dignidad” llegadas de toda España para denunciar el destrozo que se está haciendo a las vidas y a los derechos de millones de personas. A favor de esta teoría juega que nadie (ni el Gobierno ni la Casa del Rey) haya parado la demencial rueda de prensa. Esto supondría, ni más ni menos, que el Ejecutivo ha querido servirse de Suárez Senior en sus últimos momentos para contribuir a la estabilidad de la democracia de pantomima que él mismo contribuyó a montar, usando grotescamente a una persona a las puertas de la muerte con la complicidad de su hijo. Parece monstruoso, pero el PP ha demostrado repetidas veces que no hay nada tan infame que no se rebajen a hacer, como seguir dando pábulo, en 2014, a la “teoría de la conspiración” sobre los atentados del 11M.

Sea cual sea la buena, está claro que Adolfo Suárez Illana es un impresentable. Un digno fruto de la Transición, por otro lado: que este inútil novillero parásito aristócrata pijo haya sido candidato del PP a la presidencia de Castilla-La Mancha (con deplorables resultados, por cierto) da una medida muy buena de la pasta de la que está hecha el sistema. Su única virtud es ese pelazo que tiene, que -por otro lado- parece de quita y pon, como el de los clics.

Y, al igual que los clics, debajo del pelo no tiene más que un hueco.

Y, al igual que los clics, debajo del pelo no tiene más que un hueco.

Por cierto, casi tan execrable como la rueda de prensa ha sido la cobertura hagiográfica que se han lanzado a hacer los medios de Suárez padre. Primero, es muy feo sacar obituarios y galerías de imágenes en tributo de alguien que TODAVÍA NO HA MUERTO, COPÓN. Y segundo, reflejar todas las luces y ninguna de las sombras de un personaje que estuvo en el régimen anterior más a gusto que un arbusto no es dar una visión completa. Seguro que hay un equilibrio feliz entre titular “Otro franquista que muere en su cama” y los encomios grotescos que estamos leyendo estos días, como si hubiese sido un rebelde visionario y no el Secretario General del Movimiento.

Más que un Walesa, Suárez es un Jaruzelski (en la foto, bailando el Gagnam Style)

Más que un Walesa, Suárez es un Jaruzelski (en la foto, bailando el Gangnam Style)

Un episodio patético de principio a fin. Para ser tan pro familia, estos conservadores humillan bastante a sus padres al final de su vida.

– Deploreibol

Tags: , , , , , ,

%d bloggers like this: