Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Ya he tratado otras veces la sinvergonzonería y el descaro de este impresentable banco, pero esta vez Bankia ha colmado el vaso de mi paciencia. Hace unas semanas, repasando mis cuentas de 2013, caí en que estos piratas:

* Han estado cobrándome comisiones por transferencias de Bankia a Bankia desde el pasado agosto. Es decir, cada vez que pago el alquiler a mi casera, me levantan 50 céntimos.

¡Ka-ching!

¡Ka-ching!

* Han estado cobrándome una comisión por cada compra por internet que he hecho con la tarjeta de débito desde el pasado octubre.

¡Jarra-cling!

¡Jarra-cling!

* Y, para colmo del escarnio, sacan ahora una campaña por la que, si domicilias tu nómina en Bankia, te quitan todas las comisiones. ¿Te das cuén? Mientras que a los que la tenemos domiciliada desde hace años nos las colocan subrepticiamente para sisarnos donde puedan. Descojónate, por cierto, con el nombre de la campaña:

Condiciones-claras

Así que he decidido cambiarme de banco. No es que los otros sean menos piratas; tampoco es por la cantidad de dinero que me han soplado con estas comisiones intempestivas (aunque cerca de cinco euros desde agosto pasado YA ESTÁ BIEN); es una cuestión de principios. Estoy seguro de que Bankia estará de acuerdo en que hay que obrar de acuerdo con tus principios.

Como decía Groucho: "estos son mis principios; pero si no le gustan, cambio las condiciones a mis clientes por sorpresa y les empiezo a tangar"

Como decía Groucho: “estos son mis principios; pero si no le gustan, cambio las condiciones a mis clientes por sorpresa y les empiezo a tangar”

En fin, qué difícil es esto. Ha sido una relación larga, de más de 10 años, pero tenemos que dejarlo aquí. Me vienen a la cabeza tantos recuerdos… Empezamos cuando la mafia del Gobierno madrileño me obligó a abrirme una cuenta con vosotros, porque los pagos de matrícula en la Complutense sólo podían hacerse desde Caja Madrid o Santander; a lo largo de los años habéis intentado calzarme vuestros productos basados en el miedo (seguros, planes de pensiones…), vuestras líneas de crédito a un interés abusivo y vuestras ruinosas acciones (intentasteis colocármelas varias veces antes de que salieran al público al precio de 3,75 euros por título ¿os acordáis, mamones?). Y ahora, lo que me faltaba, es que empecéis a esquilarme subrepticiamente. Así que… adiós. No soy yo, eres tú.

Echaré de menos la sinceridad de tu sonrisa, Goiri

Echaré de menos la sinceridad de tu sonrisa, Goiri

– Deploreibol

Tags: , , , ,

%d bloggers like this: