Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Yo no veo nada la tele. Antes acostumbraba a ver el telediario de la 1, pero cada vez menos, porque por razones obvias es bastante infumable. El caso es que el otro día comí en casa pronto y puse la tele a ver si pillaba el comienzo del informativo, y tuve la desgracia de ver el programa de cotilleos que va justo antes.

Qué horror. Permitidme algunas observaciones:

1- ¿Por qué se inventan las cosas? Cuando trazan alguna semblanza de alguna persona (que siempre es algún actor/actriz, torero o modelo) añaden coletillas que claramente se sacan de sus cavidades más oscuras. ¿A santo de qué puede decir uno de una persona con la que no ha hablado que “está más enamorada que nunca”, “ha alcanzado la tranquilidad en su vida personal que llevaba tanto tiempo buscando”, o que está ahora “en el mejor momento de su carrera”? Menos mal que, como hablan de famoseo, la cosa no tiene más consecuencias, pero imagínate esta misma técnica llena de invenciones y lugares comunes aplicado a cualquier otro campo de la vida.

"Tras sembrar el terror por todas las aldeas de la costa normanda, Ragnar Cráneo de Hierro está en su mejor momento profesional. Se le ve más enamorado que nunca de las 30 jóvenes cautivas que ha raptado en sus depredaciones, y está deseando comenzar con sus nuevos proyectos, esto es, seguir llevando el fuego, la sangre y el acero a las desamparadas poblaciones del Mar del Norte"

“Tras sembrar el terror por todas las aldeas de la costa normanda, Ragnar Cráneo de Hierro está en su mejor momento profesional. Se le ve más enamorado que nunca de las 30 jóvenes cautivas que ha raptado en sus depredaciones, y está deseando comenzar con sus nuevos proyectos, esto es, seguir llevando el fuego, la sangre y el acero a las desamparadas poblaciones del Mar del Norte”

2- ¿Por qué son tan machistas? En estos programas “el momento más feliz de la vida” de una mujer es una de tres: cuando se casa, cuando está “muy enamorada” (a juicio del reportero) o cuando está embarazada/tiene un hijo. Por cierto, que estos programas siguen utilizando esos nefastos, vomitivos y cursis circunloquios para referirse al embarazo como el “feliz estado” o “el estado de buena esperanza”. La primera vez que oí esto último, pensé que se refería a que la chica había ido a Sudáfrica.

Ya me parecía a mí raro que tanta gente se hubiese conjurado para visitar este emblemático lugar, pero bueno.

Ya me parecía a mí raro que tanta gente se hubiese conjurado para visitar este emblemático lugar, pero bueno.

3- Vaya chorradas dicen. Como si no fuera suficiente con inventarse cosas y reforzar el patriarcado, los programas estos hacen canutazos y entrevistas tan estúpidas que uno corre el riesgo de perder inteligencia sólo con escucharlas. La situación hay que reprochársela tanto a reporteros (que hacen preguntas absurdas) como a los entrevistados (que dicen las banalidades más acojonantes mientras ponen cara de estar dictando perlas de sabiduría). Hay muchos ejemplos, pero me limitaré a uno, en línea con el tema este de los embarazos y los nacimientos que tanto les pirran. La pregunta tonta por excelencia: ¿A quién se parece un niño recién nacido, a su mamá o a su papá? A lo que el padre siempre contesta con la típica chorrada:

"¿A quien se parece? Pues ha salido más a su madre, ¡menos mal! Ja ja ja"

“¿A quien se parece? Pues ha salido a su madre, ¡menos mal! Ja ja ja”

¿A qué se va a parecer un bebé de pocos días más que a una ratilla, como todos? Habrá que esperar un poco para ver qué rasgos tiene, ¿no? Pues no. Además, esa pregunta es una temeridad, porque -como decía Freud- así como la maternidad está clara, la paternidad es una hipótesis basada en una premisa y una inferencia. Vamos, que igual estás preguntando a un señor que no es el padre si el niño se parece a él. Ups.

En fin, que estos programas del corazón son horribles. Como si necesitáseis leerlo en un blog.

– Deploreibol

Tags: , , , , ,

%d bloggers like this: