Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Todos los habéis visto por la tele, en algún telediario (“…palabras del ministro, en el desayuno informativo organizado por…”), pero quizá no sepáis exactamente cómo va un rollo de estos. Qué suerte tenéis, porque no sólo es una de las actividades más aburridas que se puedan hacer en una mañana cualquiera, sino que además acudir a un acto de este tipo te fuerza a tratar con pelotas, aduladores, chivatos, lameculos y mangutas de todo pelaje, que son los principales asistentes.

¿Se sentaría usted a esta mesa a desayunar?

¿Se sentaría usted en esta mesa?

El desayuno informativo es un invento de la gente a la que le gusta hacer la pelota al poder para traerse a una celebridad política o social a un sarao, con el compromiso de no hacérselo pasar mal a la antedicha celebridad. El formato es el siguiente: un conocido del invitado lo presenta, normalmente haciéndole mucho la rosca. Luego, la estrella hace su discursito, que siempre es demasiado largo y en el que no suele aportar nada interesante, y por último se hacen preguntas, cuidadosamente monitorizadas por la organización para asegurarse de que no se pone en aprietos al invitado. La técnica que se suele usar es pedir a la audiencia que escriba sus cuestiones en unas fichas, que luego selecciona y lee un paniaguado que se cuida mucho de hacer las más espinosas, inventándose la pregunta si es preciso.

"Sí, señor Rajoy, algo que interesa mucho a la sociedad: ¿Una flor? ¿Un color? ¿Un deseo?"

“Sí, señor Rajoy, le preguntan algo que interesa mucho a la sociedad: ¿Una flor? ¿Un color? ¿Un deseo?”

Estos desayunos suelen ser en hoteles de lujo, como el Palace o el Ritz (en el caso de Madrid), pero no te creas que vas a desayunar de puta madre por eso. No, estos de los hoteles ya se lo saben, y para estos actos contratan el cátering más cutre que hay sobre la tierra: bollería chunga, trocitos de sándwiches resecos, café del malo… Normal, a ver: si a mi negocio viniesen políticos, periodistas, empresarios y pelotas, también les daría bazofia. Eso sí, servida con mucha prosopopeya, con fuente de plata y camarero vestido de pingüino.

"Pastel de cabracho putrefacto que teníamos en la nevera de hace seis meses, con guarnición de florette pocha"

“Pastel de cabracho putrefacto que teníamos en la nevera de hace seis meses, con guarnición de Florette pocha para los señores”

Los actos son terribles para todos: para los oradores, porque tienen que hacer un discurso vacuo de una hora; para los asistentes, porque se tienen que tragar el rollo; para los organizadores, porque están acojonados de que algo salga mal; para el hotel, porque siempre que va un político a uno de estos viene gente a protestar a la puerta; y para los trabajadores del hotel, porque supone tratar con gente muy tonta y ridícula, de estos que se creen emperadores porque les dejan pasar al Ritz una vez al año.

"¡HAGO UNA COLUMNA SEMANAL EN 'LA GACETA DE LOS NEGOCIOS'! ¡TENGO DERECHO A TRATAR A LA GENTE COMO SI FUERAN MIS ESCLAVOS!"

“¡HAGO UNA COLUMNA SEMANAL EN ‘LA GACETA DE LOS NEGOCIOS’! ¡TENGO DERECHO A TRATAR A LA GENTE COMO SI FUERAN MIS ESCLAVOS!”

¿Por qué, entonces, no nos ahorramos todos este sufrimiento, y abandonamos esta aborrecible práctica de los desayunos informativos? Misterio. De hecho, no sólo no se dejan de hacer, sino que hay también “almuerzos informativos”, y -cágate- VERMOUTHS INFORMATIVOS. ¿Qué será lo próximo?

"En el Calimocho Informativo, el ministro de Hacienda, Don Cristóbal Montoro, explicará las líneas básicas de los Presupuestos de 2014. Lugar: salida metro Tribunal, a las 23:00"

“En el Calimocho Informativo, el ministro de Hacienda, Don Cristóbal Montoro, explicará las líneas básicas de los Presupuestos de 2014. Lugar: salida metro Tribunal, a las 23:00”

– Deploreibol

Tags: , , , ,

%d bloggers like this: