Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Ya he mencionado otras veces en el blog lo mucho que me apesta eso de la “marca España”, engendro propagandísticto triunfalista que trata de persuadir al mundo (por un lado) y a los españoles (por otro) de lo que no somos. Las tonterías que pone su aborrecible página web no tienen fin, y por eso me voy a detener sólo en una: la subsección “economía e industria” de la sección “¿sabías que…”. Como era de esperar, trata de persuadir a sus lectores a partir de una serie de datos dispersos de que España es la caña. Ejemplo:

No sé yo si 8 entre 500 es como para tirar cohetes, teniendo en cuenta a los pesados que insisten con que somos una de las economías más importantes de la Unión Europea

No sé yo si 8 entre 500 es como para tirar cohetes, teniendo en cuenta a los pesados que insisten en que somos una de las economías más importantes del planeta

Por supuesto, la página no es más que una excusa para hacer descarada propaganda de multinacionales españolas. Lo que pasa es que, a mi juicio, la selección de empresas que han hecho es un poquito… no sé… floja. Por ejemplo, le dan mucha coba al Banco Santander, a su buena imagen y a su presencia en el mercado británico…

Oh, ah, el mejor banco del mundo

Oh, ah, el mejor banco del mundo

Pero omiten destacar, por ejemplo, que año tras año esos mismos británicos califican a Santander, en las encuestas de consumidores, como el banco más mierdoso de su país. Si ponéis en google “Santander worst bank” lo comprobaréis; así, por ejemplo, lo contaba el Daily Mirror hace dos meses.

marca-espana-santander2

Se ve que las multinacionales españolas también exportan sus proverbiales “servicios” de “atención” al “cliente”

No es el único banco que destaca la marca España: también hablan de Caixabank; eso sí, sin mencionar eso tan bueno para la imagen del país de llevar a su empleada Doña Cristina de Borbón -investigada en el ‘caso Nóos’- a Suiza.

Se puede argumentar que el fondo verde nos recuerda a las praderas del país helvético, y el tono de los billetes de 100 euros

Hombre, su política de recursos humanos se podría calificar de ‘innovadora’. Entre otras cosas.

No sólo de bancos vive España; también está nuestra pujante y vibrante industria textil. Al parecer, en 2011 exportábamos un huevo.

Lideramos la estratégica industria mundial de vestidos de novias. Cuidado con nosotros.

Lideramos la estratégica industria mundial de vestidos de novias. Cuidado con nosotros.

¿Sabes qué me pasa a mí? Que soy una persona simple, y no entiendo muy bien los términos de “exportar” e “importar”. Porque, si las camisetas que aquí vendes a 20 euros las hacen unos pobres miserables de Bangladesh por 1,5 céntimos ¿Eso es exportar o importar? Me mareo. Y me mareo más cuando veo la cantidad de gente que trabaja en condiciones de espanto y que palma como alimañas en las fábricas de esos países donde nuestras multinacionales hacen la ropa esa tan buena y barata.

"¡Deploreibol hace demagogia!"

“¡Deploreibol hace demagogia!”

Sí, sí. Si ya lo sé, hombre. La globalización… Es que quieres pagar 100 euros por una camiseta… Si en realidad a los bangladeshíes les viene mejor trabajar así que no tener trabajo… Vale, vale. A los que pensáis eso, no preocuparse, que ya se están ocupando algunos de volver a traer aquí esas prácticas laborales tan de rechupete. Discurso del presidente de CEOE en la Asamblea de su organización, celebrada hace 2 meses:

A su vez, insistir en la flexibilidad interna y de manera concreta en la abundante legislación , desfasada con la realidad actual. Muchas pequeñas legislaciones caminan en sentid o contrario a la competitividad y son herencia del pasado más rancio que debe n modificarse. Por ejemplo, el control del absentismo, las horas extraordin arias, controles de todo tipo, papeleo innecesario. Vivimos en un mundo en tiempo real y rápido, cambiante, ágil, simple. Así deben ser nuestras leyes. Menos y mucho mejores

“Muchas pequeñas legislaciones caminan en sentido contrario a la competitividad y son herencia del pasado más rancio que
deben modificarse. Por ejemplo, el control del absentismo, las horas extraordinarias, controles de todo tipo, papeleo innecesario. Vivimos en un mundo en tiempo real y rápido, cambiante, ágil, simple. Así deben ser nuestras leyes. Menos y mucho mejores.” (18/06/2013)

El link al discurso es público, está aquí (PDF).

Pero sigamos con la marca España. Porque las empresas que ponen como ejemplo no acaban aquí: hay algunas más que también son buenísimas. Por ejemplo:

Roca, Pescanova... ¿dónde he visto yo esos nombres hace poco?

Roca, Pescanova… ¿dónde he visto yo esos nombres hace poco?

¡Ah, sí! Roca, la empresa que despide a multitud de gente, y además despide mal (con lo que los jueces le anulan los ERE), y Pescanova, cuya dirección falseaba sus cuentas en un turbio ejercicio de ocultamiento con cosas muuuuy raras que ya veremos si se explican del todo. Eso sí que es buena MARCA ESPAÑA.

Pero tranquilos, oye, que la página de marca España nos señala con precisión cuáles son nuestros sectores punteros que son la envidia del mundo, con los que tomaremos por asalto los mercados mundiales y que permitirán a nuestro país recuperar el esplendor de Carlos I y Felipe II juntos. ¿Y cuáles son esos sectores, preguntaréis? ¿Cohetes, maquinaria industrial? ¿Nanotecnología, nuevas fuentes energéticas? ¿Rodamientos para tanques, drones? No, no; los piñones, hombre.

¡De esto no tenéis en Alemania! ¿eh, Merkel?

¡De esto no tenéis en Alemania! ¿eh, Merkel?

A por ellos, que nos los comemos. Y los piñones también, ojo.

– Deploreibol

 

Tags: , , , , , , , ,

%d bloggers like this: