Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Cuando era niño era bastante normal ver, en fachadas de edificios más o menos oficiales o emblemáticos, el aviso aquel de “Prohibido fijar carteles. Responsable la empresa anunciadora”.

Los 80 eran las hombreras, la heroína y esto

Los 80 eran las hombreras, la heroína y esto

Esto dejaba perpleja a mi mente infantil, porque a) el “prohibido fijar carteles” era sí mismo un cartel, dando lugar (en mi opinión) a una paradoja irresoluble, y b) si se piden responsabilidades a la “empresa anunciadora”, nada más fácil para una compañía del ramo que llevar a sus competidoras a la quiebra imprimiendo carteles con el sello de una empresa rival y colgándolos en espacios prohibidos, para que tengan que afrontar las correspondientes multas. Hm, oye, teniendo en cuenta que hoy se publica cualquier mierda, igual me puedo escribir una novelita con este argumento.

Ambientada en la Guerra Civil, que eso vende mucho

Ambientada en la Guerra Civil, que eso vende mucho

Todo esto viene a que el otro día ví un cartel como esos de los 80, pero actualizado. Le hice una foto (de nuevo, disculpas por la ínfima calidad de mi basurosa Blackberry, valga la redundancia):

fijar-carteles

Como vemos, el aviso se ha puesto al día para incluir el fenómeno del grafiti, algo tan novedoso como la Peste Negra o Carlomagno, y también, de acuerdo con los tiempos individualistas en los que vivimos, el responsable ya no es “la empresa” sino “la persona anunciadora”.

Y digo yo ¿cómo van a dar exactamente con la “persona anunciadora”?

Muy fácil. Buscamos en la guía telefónica a todas las personas que se llamen "Whit Prid" y vamos preguntándoles uno a uno hasta dar con el culpable

“Muy fácil. Buscamos en la guía telefónica a todas las personas que se llamen “Whit Prid” y vamos preguntándoles uno a uno hasta dar con el culpable”

Por otro lado, como todo el mundo sabe, el camino más corto para que tu fachada se llene de grafitis es poner un cartel en el que se lea “prohibido hacer grafitis”. Está en la psicología del grafitero pintar allá donde se lo prohiban; es su naturaleza, qué le van a hacer. No les arredran las amenazas, por severas que éstas sean.

Sé que he usado esta imagen en el pasado, pero es que me encanta, y viene muy al pelo

Sé que he usado esta imagen en el pasado, pero es que me encanta

Buena suerte a los optimistas que ponen eso de “prohibido fijar carteles y pintar grafitis”. La van a necesitar.

– Deploreibol

Tags: , , , ,

%d bloggers like this: