Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Hay un estúpido refrán que dice que “no se le pueden poner puertas al campo”. Pues será en otros campos, pero aquí, donde vacacioneo yo, no sólo hay puertas en el campo, sino que son bien jodidas, hechas con alambre de espino.

Por ejemplo

Por ejemplo

No sé si se ve bien el espino (es lo que tiene hacer las fotos con una Blackberry) pero os aseguro que lo hay. Lo que no entendía yo muy bien es el propósito de estas puertas ¿Están para guardar algo valioso? No, porque detras sólo hay prados. ¿Para que la gente no pise el sembrado? No, porque son pastos, no hay nada que se pueda estropear. ¿Están entonces para impedir el paso del ganado? No, porque para eso no hace falta poner alambre de espino, y además hay unas puertas muy chulas hechas especialmente para eso, con suelo especial y todo.

Son puertas que siembran la consternación entre los bóvidos. Las vacas son gilipollas

Las vacas, que son gilipollas, no saben negociar los canalillos esos

¿Están para disuadir a los ladrones? No, porque si algún cuatrero quiere pasar, le basta con comprarse unos guantes bien gordos o echar una manta gruesa por encima de la valla y ya puede cometer sus tropelías. Bueno, entonces ¿para qué sirven esas puertas con alambre de espino? Pues he llegado a la conclusión de que se ponen, única y exclusivamente, para que los domingueros de ciudad que vienen a pasear por el campo se jodan.

Aquí no eres bienvenido, forastero. Coge la carretera de vuelta para Madrid

“Aquí no eres bienvenido, forastero. Coge la carretera de vuelta para Madrid”

Creo que un argumento a favor de mi teoría es la forma que tienen los locales de cerrar las puertecitas de marras: a mala leche. Díme tú si no por qué vas a cerrar una puerta de campo así:

Con saña

Con saña

La cosa es que si vas a pasear por el campo abras la puerta, luego la cierres y lo dejes todo igual que estaba. El problema es que un paseo por el campo estándar, según por donde vayas, te puede llevar por seis o siete puertas de éstas. Forcejear con la mierda de cuerdas y alambres de espino que les ponen pueden hacer que te pinches y ya sabes: metal oxidado + sitio con vacas = TÉTANOS. Ya sería lo que me faltaba.

Este idiota le ha puesto una cadena oxidada que, de solo mirarla, te da disentería y tifus

Este idiota le ha puesto extra de espino y una cadena oxidada que, de solo mirarla, te da disentería y tifus

Llamadme hipocondríaco, pero me da una aprensión lo de los pinchos estos… Angustias mías, pero sólo de pensarlo me da un escalofrío, tú.

Los cuentos de terror más estremecedores: "La máscara de la muerte roja", "el barril de amontillado" y "el tonto que se pinchó con una valla y murió de fiebre amarilla, sida y pelagra"

Los relatos de terror más estremecedores: “La máscara de la muerte roja”, “el barril de amontillado” y “el tonto que se pinchó con una valla y murió de fiebre amarilla, sida y pelagra”

¡Qué estrés, el campo!

– Deploreibol

Tags: , , , , , , ,

%d bloggers like this: