Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Fíjate que yo era buen estudiante, pero confieso que las lecciones de biología se me han olvidado todas.

Un organismo AUTÓTROFO

Un organismo AUTÓTROFO

Soy de letras, pero bueno; algo podría habérseme quedado de cuando estudié biología en BUP; pues no.

Unos QUELÍCEROS

Unos QUELÍCEROS

Dentro de mi cabeza sólo permanecen algunas palabras, pero completamente disociadas de las realidades a las que se refieren.

El aparato locomotor, o BISO

El aparato locomotor, o BISO

Bueno y ¿por qué esta larga introducción? ¿para qué ha servido, más que para contribuir a que suspendan a algún chaval que, a la hora de hacer sus deberes, haya buscado en Google Images “qué es un quelícero” y haya tenido la mala fortuna de llegar a este blog? Bueno, porque estos días me han recordado, por las malas, que tenía que haber prestado más atención en clase.

Como estoy en el campo, me da por subir montes. Y las clases de biología en las que tendría que haber estado más atento son las que se refieren a los distintos tipos de vegetación que se dan en las colinas y montañas según la altura. Ya sabes, esas franjas que pintaba el profesor en clase, de acuerdo con las cuales, según subes un monte, te encuentras primero robles, luego matojos y arriba del todo no hay más que hierba y edelweiss.

De eso sí me acuerdo ¿ves? en la cima de las montañas siempre hay edelweiss

De eso sí me acuerdo ¿ves? en la cima de las montañas siempre hay edelweiss

O no me acuerdo yo bien, o el profesor nunca hizo suficiente hincapié en la franja intermedia, la de matojos (perdonad los tecnicismos, pero es que en biología conviene ser muy precisos). Porque mi experiencia reciente me enseña que en la franja de matojos lo que hay son puñeteras plantas rastreras y llenas de pinchos, que se enredan en tu ropa, atraviesan tus pantalones (no importa el grosor) y te hacen tropezar y caer en matojos más llenos de pinchos si cabe.

Que sea la franja intermedia es además lo fastidiado, porque si quieres hacer cumbre te tienes que batir con estos puñeteros matojos mientras subes, que ya es jodido; pero es cuando bajas cuando es más fácil resbalarte y caerte de culo sobre las espinas, que parecen estar colocadas como con malevolencia, esperándote donde es más posible que tropieces.

"Putos humanos ¡Que viene, que viene! ¡No escatiméis en veneno!"

“Malditos humanos ¡Eh, que viene, que viene! ¡No escatiméis en veneno!”

Así que ya sabéis, si queréis subir montañas, aplicáos con diligencia a estudiar la biología, llevad botas recias y pantalones gruesos y, sobre todo, ensayad la frase:

"Mierda para la cliserie"

“Mierda para el matorral espinoso”

– Deploreibol

Tags: , , , ,

%d bloggers like this: