Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

La naturaleza de mi trabajo me obliga a imprimir con relativa frecuencia, normalmente bastantes páginas, para manejar documentos que han de ser subrayados, anotados al margen, grapados, doblados en sus esquinas y en general maltratados. Quiero decir que no puedo trabajar con ellos en un ordenador, me veo forzado a imprimirlos. Me desagrada, porque es gastar papel, pero por lo menos les doy un uso. No como la gente de la que quiero hablar hoy: los que imprimen compulsivamente, pero no necesitan hacerlo.

"¿Para qué me voy a levantar, comprarme un hacha e irme a un bosque a joder árboles si lo puedo hacer desde la comodidad de mi oficina?"

“¿Para qué me voy a levantar, comprarme un hacha e irme a un bosque a joder árboles si lo puedo hacer desde la comodidad de mi oficina?”

Cuando uno va a la impresora, se encuentra en la bandeja de salida toda clase de mierdas que alguien ha imprimido pero no se ha molestado en recoger. Mis favoritos: los que imprimen una página web que sólo contiene un párrafo de texto, pero por la naturaleza del HTML acaban sacando 15 páginas, una con el párrafo en cuestión y las otras 14 prácticamente vacías pero inutilizables (porque van numeradas, incluyen la URL de la página web, etc.). Y luego están los capullos que imprimen todo un documento a capón, incluyendo las páginas inútiles.

Esto, que es muy frecuente en los documentos o libros americanos, a día de hoy no tiene para mí explicación

Esto, que es muy frecuente en los documentos o libros anglosajones, a día de hoy no tiene para mí explicación

Ante este despilfarro, los que tenemos una cierta conciencia ecológica estamos divididos en dos sectas enfrentadas ¿Por qué? Bueno, unos (entre los que yo me incluyo) para evitar gastar imprimimos a doble cara. Somos los DOBLECARISTAS, o DUPLICADORES. Los otros, cuyo ecologismo es loable pero mal encaminado, lo que hacen es que cogen las páginas impresas sólo por una cara, las dan la vuelta y con ellas CARGAN LA IMPRESORA. Son los REUTILIZADORES, o REPLICADORES. Resultado: yo imprimo a doble cara para ahorrar, y me encuentro que la mitad de mi documento está inservible porque un replicador de estos ha llenado el depósito de papel de hojas que ya tienen una cara llena de tinta.

Los replicadores suelen ser gente que todavía no ha descubierto el botoncito de "Propiedades de la impresora"

Los replicadores suelen ser gente que todavía no ha descubierto el botoncito de “Propiedades de la impresora”

Amigos, imprimamos con cabeza: primero, nunca por una cara, y segundo, nunca cargando la impresora con hojas ya utilizadas. Los folios usados por una cara han de usarse como hojas para escribir borradores, o para apuntar recados cuando hablas por teléfono (al tiempo que haces esos dibujitos tan graciosos que uno hace en modo automático mientras conversa telefónicamente y tiene lápiz y papel a mano).

Insisto en que "El Jardín de las Delicias" lo pintó el Bosco mientras tenía el equivalente de una conversación telefónica en el siglo XV

Se dice que El Bosco tenía un cuñado excepcionalmente pesado al teléfono

– Deploreibol

Tags: , , , , ,

%d bloggers like this: