Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Una de las cosas que más odio en el mundo es perder el tiempo miserablemente. Y no me refiero a las siestas, los paseos sin rumbo fijo o la lectura de novelas baratas; esas son cosas que interpreto como tiempo bien empleado. A lo que me refiero es a esas actividadades de las que nada interesante resulta, y que cuando terminan te dejan un vacío interior que te arrebata las ganas de vivir. Estamos hablando, claro, de las reuniones españolas.

"Nada de lo que aquí hablemos redundará en un beneficio para la actividad que realizamos, pero por contra de aquí emergerán varias facciones irreconciliables que generarán un ambiente de trabajo opresivo e irrespirable"

“Nada de lo que aquí hablemos redundará en un beneficio para la actividad que realizamos, pero por contra de aquí emergerán varias facciones irreconciliables que generarán un ambiente de trabajo opresivo e irrespirable”

En el mundo asalariado existen dos categorías generales de personas: el técnico y el gestor. El técnico es, a grandes rasgos, el que hace cosas que material o inmaterialmente sirven a la actividad de la compañía, y su éxito se mide por los resultados que obtiene. El gestor no es más que un puto parásito que genera actividad fútil cuyo único fin es hacer ver que está trabajando y justificar así su (escandaloso) sueldo, y cuyo éxito se mide en función de la cantidad de veces que consigue que algo fácil se convierta en difícil. Como podréis comprender fácilmente, la reunión es una herramienta clave para que el gestor consiga sus propósitos.

La Reunión, junto con la Presentación y la Comida de Trabajo, conforman la trinidad satánica a la que sirve el gestor

La Reunión, junto con la Presentación y la Comida de Trabajo, conforman la trinidad satánica a la que sirve el gestor

La Reunión tiene dos modalidades de celebración: en plena jornada laboral, y justo al límite del horario de trabajo. Cuando es en plena jornada laboral, lo que consigue es robar tiempo que podría ser empleado productivamente; cuando es al límite del horario (la típica reunión a última hora del día para ver “qué hemos hecho mal”, por ejemplo) suele acabar cargando de trabajo extra, a realizar fuera del horario de oficina y gratis, a las personas útiles que hayan tenido la desgracia de ser convocadas.

Una reunión a la antigua, con varios gestores y un técnico

Una reunión a la antigua, en la que los gestores están teniendo una charla “a corazón abierto” con el trabajador

¿Sabíais que, según los últimos datos de la EPA, se destruye proporcionalmente menos empleo de “directores y gerentes” que del resto de categorías de trabajadores? Eso quiere decir que hay cada vez menos curritos por cada jefecillo, una preocupante evolución del mercado laboral que promete un repunte en el número de reuniones. Nos está quedando un país cojonudo, de emprendedores y gestores. Entre tanto farsante celebrando reuniones ¿aquí quién y cuándo trabaja?

Pues después de la caña emprendedora, chiquillo, que hay que hacer un poquito de networking antes de empezar la jornada

Pues entre la comida de negocios y la caña emprendedora, chiquillo, que hay que hacer un poquito de networking también en la vida ¿no?

En fin, que si me dejan las reuniones espero publicar más posts en los próximos tiempos.

– Deploreibol

Tags: , , ,

%d bloggers like this: