Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Si tienes perro, ya lo sabes: por tu zona hay uno o más grupos de gente que sacan los perros más o menos a las mismas horas, se simpatizan, se ven todos los días, se comentan sus vidas… vamos, que forman pandilla. Yo, cuando era dueño de perro novato me ví, en distintos momentos, en dos o tres de estos grupillos, pero lo dejé. Igual que mi perro es un ser que prefiere ir a su bola y no le gusta la compañía de sus semejantes, mi caracter introvertido y misantrópico hace que prefiera pasear por mi cuenta, sin juntarme con la gente. Vamos, que soy un antipático y un gilipollas.

montoro-antipatico
Pero al margen de mi carácter, es que hay cosas de estas pandillas que no me gustan, fíjate. Aquí un breve sumario.

1- Los rollos que se traen

Debe ser una cosa genética humana o algo así pero tengo observado que, por alguna razón, no se puede formar parte de un grupo de cuatro personas o más sin que, al cabo de un cierto tiempo, ese grupo se fragmente en varias facciones irreconciliables. Quizá esto es inevitable cuando hay poder de por medio, como cuando hay que dilucidar quién lidera la vanguardia proletaria en la revolución comunista…

...o, igualmente importante, quién lidera la banda de rock indie que hemos montado

…o, igualmente importante, quién lidera la banda de rock indie que hemos montado

… pero ¿por qué peleítas y malos rollos en un grupo de gente que sólo se ven para pasear a los perros? Pues, lo creas o no, los hay. Y como no hay nada que más me fatigue que la gente me cuente sus mezquinos problemas con no sé qué dueño de no sé qué otro perro, me alejo de estas pandillas de perros y recomiendo a todas las personas cuerdas hacer lo mismo.

2- El macho/hembra alfa

En estas pandillas de perros, según mi experiencia, siempre suele haber un líder no oficial que es el que más sabe (o el que más dice saber) de perros. Si tu perro tiene un comportamiento raro, te explica lo que es porque él lo sabe; si tiene un problema veterinario, te hace un repaso de todos los tratamientos posibles y te sugiere alguna cura casera; si es un chucho, te dice con todo el aplomo qué clase de cruces son el origen de su nacimiento.

"25% pinscher, 25% dachshund, 50% aborto de Satanás"

“25% pinscher, 25% dachshund, 50% Satanás”

En fin, un puto coñazo de tíos o tías.

3- Hombre blanco mayor de clase media

En todas estas pandillas hay bastantes personas que responden al siguiente perfil: Varón, de una cierta edad (55 para arriba), jubilado o prejubilado, en buena situación económica, y que está tan aburrido por no tener nada que hacer que se coge el perro y está horas de paseo con él. Estos tíos son un coñazo porque te dan unas brasas inacabables con sus aburridísimas historias de clase media.

"...y le dije '¿al pádel me vas a ganar tú? Sería la primera vez que uno de contabilidad gana a uno de márketing'. Así que cogimos las raquetas y nos fuimos al Polideportivo Municipal de Pozuelo..."

“…y le dije ‘¿al pádel me vas a ganar tú? Sería la primera vez que uno de contabilidad gana a uno de márketing’. Así que cogimos las raquetas y nos fuimos al Polideportivo Municipal de Pozuelo…”

Que sean de clase media no sólo garantiza que sus historias sean aburridas (los pobres y los ricos, por distintas razones, suelen tener vidas más interesantes), sino que también te dan el perfil político de este tipo de gente: en sus largos paseos sin nada que hacer, han llegado a la conclusión de que nos vamos al carajo, que todos los políticos son unos gilipollas y unos parásitos, que todo es una conspiración urdida por banqueros, que los jóvenes no tienen huevos para nada, y que si ellos mandasen iban a arreglarlo todo en dos patadas. Si te encuentras con uno de estos señores y quieres escuchar una hora y media de monólogo lleno de indignación e improperios, te recomiendo que uses una de las siguentes palabras:

Si no les hierve la sangre inmediatamente, te devuelvo el dinero

Si no les hierve la sangre inmediatamente, te devuelvo el dinero

Si alguna vez te habías preguntado quién vota a Unión, Progreso y Pan con Queso, son éstos.

Así que ya sabes, mejor pasear solo que mal acompañado. Yo no sé si me pierdo algo por no estar en una de esas pandillas, pero sí se lo que gano: no escuchar gilipolleces del tipo “este problema de tu perro se soluciona haciéndole unas friegas con vinagre”, “eso que te dice tu veterinario es una chorrada; tú hazme caso a mí”, “ya han pasado ocho años, y todavía no sabemos quién está detrás del 11-M” o “a mí los maricones me parecen muy bien; ahora, que les dejen casarse…”

Qué paz para mis orejas

Qué paz para mis orejas

– Deploreibol

Tags: , , , , , ,

%d bloggers like this: