Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Hoy vamos a hablar de las Leyes de la Naturaleza. Normas universales, que siempre se cumplen.  Pero siempre, ojo. No estamos hablando aquí de principios de medio pelo, que se cumplen casi siempre, como el de Arquímedes. Ya sabéis, todo cuerpo que se sumerge en un líquido experimenta un empuje de abajo hacia arriba igual al peso del volumen del líquido desalojado. Igual creéis que se cumple siempre, pero si el líquido es “ginebra”, y el cuerpo es “un periodista nacido antes de 1955”, ya veréis como ahí no se desaloja nada; más bien al contrario.

Esto es lo que llaman los plumillas veteranos "un desayuno equilibrado"

Aquí, un plumilla veterano disfrutando de lo que él llama “un desayuno equilibrado”

A lo que íbamos: las Leyes de la Naturaleza y los cursos de formación. Hay una de estas normas universales que se aplican a estos cursillos empresariales, y dice así:

“Si en el curso hay N elementos electrónicos, tecnológicos o mecánicos, se darán N+1 fallos técnicos que afectarán gravemente a su desarrollo”

Y es que no falla, tú. Da igual que las cosas se hayan probado 5 minutos antes de que empiece la clase. Si hay proyector, no funcionará; si hay ordenadores, no tendrán instalados los programas pertinentes, o las claves no serán las buenas y no se podrán abrir; si hay que pintar en una pizarra Veleda, los rotuladores estarán secos; si había que dar documentación previa, la impresora se quedará sin tinta. Siempre, siempre hay problemas. Aunque la infraestructura del curso consista simplemente en un aula vacía, SIEMPRE habrá alguna movida que lo retrase.

"No sólo nos ha tapiado la puerta del aula algún hijo de puta, sino que al profesor le han matado unos albanokosovares de la que venía, así que pueden ir a tomar un café un rato hasta que empiece el curso"

“No sólo nos ha tapiado la puerta del aula algún hijo de puta, sino que al profesor le han matado unos albanokosovares de la que venía, así que pueden ir a tomar un café un rato hasta que empiece el curso”

Los principales fallos, como de costumbre, los informáticos. Quién no ha ido a un curso en el que no ha pasado alguna de las siguientes cosas:

– No funciona la Internet.

– Va lenta la Internet.

– El servicio técnico ha elegido, de todos los posibles momentos del año, precisamente la hora del curso para darle un repaso a los servidores. La conexión a Internet sufrirá “cortes intermitentes” (es decir, no funcionará en absoluto) durante el tiempo exacto que dure el curso. Perdonen las molestias.

Debe ser alguna clase de venganza de los informáticos por las gilipolleces que les preguntamos durante el resto del año

Debe ser alguna clase de venganza de los informáticos por las gilipolleces que les preguntamos durante el resto del año

– Los filtros de seguridad te impiden instalar los programas necesarios para seguir con el curso.

– Un/alguno/todos los ordenador/es no tienen instalado el Word/Excel/Access/Outlook/Internet Explorer/Photoshop

Y claro, no das el cursillo de Photoshop y luego te pasa como con aquella felicitación navideña de la familia real, que si te fijabas bien estaba algo retocada

Y claro, no das el cursillo de Photoshop y luego te pasa como con aquella felicitación navideña de la familia real, que si te fijabas bien estaba algo retocada

No hay forma humana de que no haya fallos durante un curso; hay que mentalizarse y tratar de sobrellevarlo lo mejor que uno pueda. Como otro de los elementos de los que nos quedan por comentar: los alumnos de estos cursos. Algunos hay que echarlos de comer aparte. Pero esa es una historia para el próximo post…

– Deploreibol

Tags: , , , , ,

%d bloggers like this: