Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Eh, al final ha sido mucho peor de lo que decía todo el mundo: 21 escaños para los nazis griegos. Genial. Por si acaso la política europea no era lo bastante desoladora. Ahora bien, yo creo que esos resultados van a ser flor de un día: en las próximas elecciones van a perder todos, o casi todos, sus diputados. Y todo tiene que ver con el nombre del partido.

¿El “Alba Dorada”? ¿En serio? ¿Tú crees que esa es denominación para un movimiento ultra que propone campos de trabajo para inmigrantes y poner minas en la frontera? Estoy seguro de que 9 de cada 10 votantes no sabían que estaban metiendo en la urna una papeleta de un partido neonazi.

Cuando estos tíos empiecen a hacer tropelías, el votante griego rectificará y decidirá echar la papeleta por partidos de nombre menos hilarante. Por lo menos, eso espero. Desde luego, buena pintilla no tienen. Atención a esta foto sacada de EL PAÍS:

Qué interesante, ese señor de traje se llama Michaloliakos. Ahora, querido redactor, si no le importa ¿nos puede contar algo del BÚFALO ESE DE LA IZQUIERDA?

Tengo que confesar que el tema de los nazis en ciertos países no lo entiendo. Bueno, a ver, en TODOS los países, pero es que hay algunos que… telita. Por ejemplo, que haya neonazis en Rusia, después de lo que pasó ese país a manos de Adolf, escapa a mis entendederas. Que haya neonazis en Israel es una prueba de que el realismo mágico, la ciencia-ficción y esas cosas son una GILIPOLLEZ comparado con lo que pasa todos los días en el mundo verdadero. Y que haya neonazis en Grecia, como en España, donde el ciudadano medio está tan lejos del ario como Farmacia de Guardia de The Wire, es también fascinante.

Ahí en medio tenéis al líder del Alba Dorada, que más que un superhombre parece un contable del Banco Sabadell. Y también está ahí mi amigo, el musculitos de la camiseta blanca, que parece un cliente de la Ostra Azul, pero en sucio.

Un consejo de moda para los matones del Alba Dorada: el efecto “armario humano” queda un poco deslucido si la camiseta blanca está tan ceñida que se te ve que tienes los pezones tan duros que podrías rayar un cristal con ellos. En definitiva, lo que quiero decir es que, al margen de su procedencia, todos los nazis son iguales: son como los nazis de Illinois. Y si habéis visto los Blues Brothers, ya sabéis qué pasa con los nazis de Illinois.

Pues eso, dadle las gracias a Merkel y a Draghi por los 21 diputados del Alba Dorada: Sin su empeño en joder a todos los griegos cuanto más, mejor, estos nazis nunca hubieran conseguido llegar al Parlamento.

Quería terminar el post aquí, pero no dejo de encontrar fotos de mi superamigo, el pastel de carne humana. ¿Quién será? ¿Cómo se llama? ¿Cuáles son sus sueños, sus ilusiones? Espero que sea uno de los 21 diputados. Espero que, después de una próspera carrera política, podamos disfrutar de su autobiografía. “De estibador cosaco a parlamentario griego: mi camino en el proceloso mundo de la ultraderecha europea”

– Deploreibol

Tags: , , , , ,

%d bloggers like this: