Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Ya sabemos que estamos en crisis y que hay que hacer todos los esfuerzos posibles para ahorrar. Por lo tanto, un paso lógico sería evitarse este año las luces de navidad a costa del erario público (por oposición a las cutre-luces que ponen los comerciantes del centro, que con su dinero pueden hacer lo que quieran).

Otra alternativa es decir: “Crisis, ¿y a mí qué la crisis? La navidad es tiempo de luz y color, y por el martillo de Reorx que voy a dar luz y color a los ciudadanos. Voy a poner unas luces tan brillantes que la noche parecerá día, que tendrán que llevar gafas de sol, que las centrales nucleares sufrirán el riesgo de un sobrecalentamiento en los reactores de la tralla que le vamos a dar a nuestra iluminación. Seré como aquel que dijo: HÁGASE LA LUZ. Ah, ¿que fue Dios? Pues más a mi favor, que es navidad”. Esta actitud de desprecio a la lógica y al sentido común ha sido encomiada repetidas veces desde este blog, así que no voy a echarme ahora atrás.

Lo que no tiene ningún sentido, bajo ningún concepto, es quedarse a mitad de camino: ni suspender la iluminación navideña, ni hacer una en condiciones, sino poner una mierda de lucecillas. Sobre todo, si eres el Congreso de los Diputados. Y la razón es que haces que la sede del poder legislativo de España parezca un prostíbulo de la carretera de Burgos.

Club Paraíso. Para caballeros con discernimiento.

Qué desastre. Empezamos bien la X legislatura.

– Deploreibol

Tags: , , ,

%d bloggers like this: