Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Parece que hay algo de lío con el Valle de los Caídos, porque una comisión de expertos ha propuesto que si hay que mover a Franco de ahí, que hay que convertir el sitio en un lugar que honre la memoria de las víctimas de la guerra y de la dictadura… en fin, un aburrimiento.

Lo primero que tengo que decir es que nunca he estado en ese horror de sitio, y por qué alguien querría visitarlo es algo que escapa a mi entendimiento, pero desde luego no me parece que las propuestas éstas tengan mucho sentido. Les falta audacia; nadie se va a ir al quinto coño para visitar un rollo de centro de interpretación del franquismo. Por eso traigo tres propuestas alternativas para hacer del Valle de los Caídos un lugar interesante:

1- Un centro de lanzamiento de cohetes

¿Tú sabes a donde hay que irse para lanzar un satélite al espacio? Pues sitios como la Guayana Francesa o Baikonur, que quedan bastante a desmano. Mi propuesta es utilizar el Valle de los Caídos como alternativa, ya que reune las condiciones óptimas: está en un lugar inhóspito y alejado de la civilización, el clima es relativamente favorable para los lanzamientos y tiene la infraestructura adecuada para acomodar los cohetes.

Los brazos de la cruz están a la altura perfecta para que entren los astronautas

Oye, en tiempos de crisis esto puede traer mucho empleo a la zona y con una inversión mínima. No lo descartemos.

2- Un Museo de Esculturas Feas

Lo bueno de esta idea, como en el caso de la anterior, es que la infraestructura ya está casi toda puesta. Porque, por lo que se ve en las fotos del sitio, las esculturas que hay son feas, no; lo siguiente. Por ejemplo, esta escena bíblica:

Nunca di clase de Historia Sagrada ¿Qué es esto? ¿Una Anunciación? ¿Una Visitación? Misterios de la religión

Es fea ¿verdad? Pues no te pierdas esta otra, que demuestra que el artista no tenía la más mínima idea de como cabalga uno en un león sin caerse.

Monta como una señorita victoriana en una bicicleta; así no se cabalga sobre el Rey de la Selva

La cara del león también es para morirse… es como de tebeo. Y por último, el Nazgûl:

Que es como un dementor de Harry Potter, pero cuando dejas de ser idiota

Pones algunas estatuas más de este pelo, y ya está: el Museo del Horror Escultórico. Entrada: 15 euros. Risas garantizadas.

3- Un parque temático de la Guerra Civil

Lo decía antes: eso de hacer del Valle un centro de interpretación de todas las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo es un aburrimiento infumable. ¿En serio te vas a ir hasta este sitio tan lejano para leer plaquitas y oír las explicaciones de un enchufado que le haya tocado la sinecura de trabajar aquí? Eso es no tener visión de negocio. Lo que hay que hacer es poner unas atracciones, tipo Disneyworld. Los propios nombres de la guerra sugieren ya qué tipo de instalaciones se pueden proponer: el Alcázar (una maquinola de esas que te sube alto y te deja caer a plomo), la Legión Cóndor (avioncitos que dan vueltas, tipo carrusel), el Pasaje de la Transición (un tenebroso recorrido lleno de personajes siniestros)… y, en honor a esa historia que dice que los franquistas cambiaron el nombre de la ensaladilla rusa por “ensaladilla nacional”, ya tenemos la atracción estrella:

La Montaña Nacional

¿Irías? Claro que irías, no te intentes engañar, muchacho.

– Deploreibol

Tags: , , , ,

%d bloggers like this: