Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Bueno, y también odio las entrevistas de trabajo a la antigua. Qué horror, tener que responder a esas horribles y aburridas preguntas de las entrevistas de trabajo de manual: “¿Dónde se ve usted dentro de cinco años?”; “¿Por qué cree que encaja en nuestra organización?”; “díganos, ¿cuáles son sus puntos fuertes y sus puntos débiles?”

"Ninguna debilidad, más allá de una cierta inclinación por el mobiliario hecho con huesos humanos"

Pero es que las entrevistas de trabajo a la moderna son una verdadera chorrada. En este artículo de CNN Money tenéis algunos ejemplos. Mi favorita es la pregunta: “Si te vieses reducido al tamaño de un lápiz y te pusieran dentro de una batidora ¿cómo saldrías?”.

Pero vamos a ver. ¿Cuál se supone que es la respuesta buena?

La respuesta correcta es "No trataría de escapar. Aceptaría mi destino y me dejaría triturar". Al fin y al cabo, eso es lo que hacen el 99.9999% de las empresas.

En fin, que la respuesta buena es la que le caiga en gracia a tu entrevistador en ese momento. Muy objetivo todo, un procedimiento muy científico. Podéis ver más procedimientos chorras en ese artículo que os pongo, desde hacer cástings tipo “Operación Triunfo” hasta que te tiren una pelota llena de preguntas, y tengas que contestar a la que quede más cerca de tu pulgar derecho cuando la atrapes. Pero mi método favorito de contratar gente es el de “tú en una botella“: se trata de pedirle al candidato que piense en la esencia de su personalidad, y que la utilice como inspiración para crear un tipo de bebida. Básicamente, embotellar tu personalidad.

A mí me ha salido esto

– Deploreibol

Tags: , , , ,

%d bloggers like this: