Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

La publicidad de los bancos en general es deplorable, pero la de Banca Cívica, ese injerto formado por varias cajas y que se quiere vender ahora como un banco “de buen rollo”, es especialmente execrable. Para empezar, su campaña de márketing se apoya en una especie de grafittis, que supuestamente recogen los deseos de los clientes del banco.

No se alarme por el uso de la palabra "pasta", aparentemente fuera de contexto; al parecer, en el argot juvenil más puntero y reciente se usa como sinónimo de "dinero"

¿En serio? ¿Grafittis y el uso de la palabra “pasta”? ¿Qué es esto, 1983?

Pero no sólo eso, me extraña que una banca que se hace llamar CÍVICA apruebe el método de las pintadas para difundir su mensaje. Lo digo porque pintar en las paredes suele considerarse algo INCÍVICO.

Por contra, se considera cívico advertir a alguien antes de "partirle toda su madre"

Quedamos por tanto en que Banca Cívica falla estrepitosamente en su intento por atraerse una clientela “joven” y “desenfadada”. En cambio, aciertan totalmente cuando el mensaje que quieren transmitir es “amenazante” y “tétrico”.

Pronto nos ocuparemos de tí... Tus días están contados... No empieces a leerte un libro muy largo...

Cuando un banco dice que va a “ocuparse de tí”, sal corriendo rápidamente en la dirección contraria. En fin, no sé si habrá incautos que se dejen seducir por una campaña de márketing que apesta a falsedad e hipocresía por todos sus costados, pero allá ellos… Para futuras iniciativas publicitarias, les recomiendo abandonar el uso de la pintada, mucho más creíble cuando se orienta no a hacer promoción de un banco, sino más bien lo contrario.

El astuto uso del infinitivo le da un "plus" de rusticidad que en este caso subraya el fondo del mensaje. Esto no lo enseñan en las escuelas de márketing.

– Deploreibol

Tags: , , ,

%d bloggers like this: