Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Todos tenemos palabras que nos sublevan, nos irritan, nos hacen perder el control. Pero las horribles, horribles palabras que se inventan las organizaciones internacionales son especialmente espeluznantes. Vamos a repasar algunas aquí:

Gobernanza

¿Qué hacen normalmente los gobiernos? Gobernar. Y ¿cómo suelen hacerlo? Mal. Por eso, las organizaciones tipo ONU usan cada vez más un horrible palabro, “gobernanza”, que además de sonar a serie de vaqueros por lo visto quiere decir “arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro de un desarrollo económico, social e institucional duradero, promoviendo un sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y el mercado de la economía”.

O sea, gobernar BIEN.

Gobernar bien. No hace falta gobernanza. Simplemente, gobernar bien.

Uno de los que más usan la palabra “gobernanza”

Empoderamiento/apoderamiento

Ésta es especialmente querida por la ONU, y viene a ser algo así como dar poder a colectivos desfavorecidos para que ellos mismos lo ejerzan y se arreglen. Aquí mi única objeción es que lo de “empoderamiento” suena un tanto cacofónico; más todavía la variante “apoderamiento”, que a un hispanoparlante le recuerda obligatoriamente a ese arte sublime, a esa cúspide de la civilización que es el toreo.

La bestia sanguinaria embiste enloquecidamente. El cuadrúpedo la observa con consternación.

“Plus”

Y ésta es la favorita de la Unión Europea. Es una coletilla que se añade detrás de ciertos acuerdos, pactos o tratados que quiere decir “que jode todavía más que en la versión anterior”. Por ejemplo, el reciente Pacto por el Euro se convirtió en el Pacto por el Euro Plus cuando se perfeccionó su mecanismo para machacar bien a las poblaciones de los países en los que se aplique.

Aquí, en España, nuestra primera experiencia con esta palabra vino con la campaña para votar la Constitución Europea en referendum en el año 2005, un gran éxito -por cierto- del proyecto europeo. Entonces, como habréis tratado de olvidar pero yo os recuerdo, se creó una bebida publicitaria llamada “referendum plus” que, según el ministro Moratinos, “Se bebe, se ven los principios, los valores, todas las realidades, toda la creatividad y se convierte uno en un ‘supereuropeo’ y votará un ‘super sí’ el domingo 20 de febrero”.

Puede producir somnolencia, depresión y la repetición inopinada de la palabra ‘súper’

– Deploreibol

Tags: , , , , , , , ,

%d bloggers like this: