Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Pues vuelvo de vacaciones a casa, después de 15 días de relax, y me encuentro que, de esos 15, 14 he estado sin luz. Todo lo que había en la nevera, echado a perder. Pero lo peor es lo que había en el congelador: pescadilla, merluza, espinacas, cebolla… todo descongelado, derretido, derramado, formando una densa pasta en el fondo. Y, después de limpiarlo, queda el olor. Es… cómo describirlo… el horror… el horror… peor que la muerte, peor que tu peor pesadilla, peor que el infierno…

Peor que no compartir coche

Y para buscar soluciones a un problema grave ¿qué mejor que Internet? La primera y principal respuesta que me sale a mi búsqueda de cómo combatir olores en el congelador es este panfletillo de un organismo oficial de Estados Unidos. Y alucina, vecina: la agencia de inspección de alimentos de la primera potencia mundial recomienda, en caso de que te pase lo que a mí, soluciones tan avanzadas como llenar el congelador de periódicos enrollados o espolvorear café molido en una bandeja y ponerla en la parte de abajo del aparato.

WAT

En Valencia, hace poco, un señor no tenía piernas. Entonces, unos médicos cogieron otras piernas de otro señor que estaba muerto y se las implantaron al primero para que pudiese andar. ¿Y en un mundo en el que podemos hacer estas movidas la solución para los malos olores en el congelador es ESPOLVOREAR CAFÉ MOLIDO? ¿Qué es esto, la Edad Media?

Una solución para los malos olores Y un tema emblemático de canción ligera. Moler cafe lo arregla todo.

Pues ahí está el café molido en mi congelador. De momento, el resultado es el previsible: huele a pescadilla y espinacas podridas MÁS a café molido. A lo mejor tengo que decantarme por alguna solución más radical de las que recomienda el panfleto, como utilizar “una solución de agua y vinagre” para limpiarlo o meter dentro “un poco de algodón empapado en esencia de vainilla”. Viva la ciencia.

– Deploreibol

Tags: , ,

%d bloggers like this: