Skip to content

Lo deploro

Un tanque es la mejor solución.

Leo en el Independent un estúpido artículo según el cual un estudio demuestra que las personas con cara ancha tienden a engañar y mentir más que los que tienen la cara estrecha. Y para ilustrarlo ponen esta inquietante imagen de Richard Nixon, con el pie de foto siguiente: “la ancha cara de Richard Nixon puede ayudar a explicar su comportamiento corrupto”.

No es la cara ancha, son sus ojos: fíjate en ellos, NO TIENE ALMA

Y digo “estúpido artículo” porque, de acuerdo con su lógica, los mentirosos más rastreros y patológicos tendrían que tener un careto enorme. Gigantesco. Cósmico. Hay alguna gente incluso que tendría que tener un jeto tan gargantuesco que desafiaría cualquier explicación física.

Comparación entre un estegosaurio, la Torre Eiffel y EL GEPETO QUE TENDRÍA BLAIR si las mentiras se reflejasen en la anchura de la cara

Menos mal que los mentirosos no tocan bien el violín, porque si no este mastuerzo sería Paganini.

– Deploreibol

Tags: , , , ,

%d bloggers like this: